Acuario

 

Acuario

El Signo del Aguador

Los principales rasgos distintivos en los nacidos bajo el signo acuario son el predominio de los instintos humanitarios y el deseo de que todas las teorías se comprueben científicamente. Esta inclinación intelectual está representada por el hombre del zodiaco, y las simpatías y emociones que lo unen al prójimo lo están por el agua que mana de una urna. Esta es la pila bautismal, simbolizando el agua las emociones puras que impelen al hombre a reformarse y llevar una vida nueva. Estos individuos son bondadosos, amables, ingeniosos, amantes del refinamiento y la sociedad y perspicaces observadores de la naturaleza humana.

Al igual que Leo, se representa jeroglíficamente por una serpiente. Acuario, en que el hombre y la mujer han aprendido la significación del sexo, han participado del árbol de la ciencia del bien y del mal, se simbolizó por dos serpientes que se movían en opuestas direcciones.

Acuario rige en el cuerpo humano las piernas. Se representa en la escritura por dos líneas onduladas, forma convencional de las dos serpientes y que también da la idea del agua que corre del cántaro del Aguador.

 

Mitología del Aguador

Ganímedes, el Aquarius mitológico, es el más bello de los mortales. Zeus, transformándose en águila, lo tomó en sus garras y lo subió a los cielos encargándole allí el oficio de copero del néctar de los dioses (intuición).

El águila indica transmutación e ideales.

Gamínedes impuso a Zeus la exigencia de que su cántaro nunca quedara vacío y se llenara constantemente de los depósitos del Olimpo.

En esoterismo Ganímedes es el hijo del hombre, la raza que ya se va gestando a partir de 1948 -comienzo de la era del aquario- para formar el llamado quinto reino universal.

 

Dignidades y Debilidades

Urano es regente del Aguador y le asigna, en sentido benéfico, la fraternidad, la intuición y la originalidad mental; pero, en sentido disonante, le orienta hacia la rebeldía, la extravagancia, la frialdad, el intelectualismo y las acciones imprudentes.

Saturno es corregente de este signo y le brinda, en su polo benéfico, la madurez, la reflexión y la constancia intelectual; y, en su polo inarmónico le da el escepticismo intelectual y la frialdad sentimental.

El Sol se exilia en el Aguador dándole, en su cara equilibrada, una individualidad desarrollada y una buena expansión social; pero en cambio, en su vertiente inarmónica, le asigna el orgullo intelectual y la soberbia rebelde.

Mercurio se exalta en el Aguador proveyéndole, en su polo benéfico, de la aguda inteligencia y la capacidad de expresión; mientras que, en su polo inferior, le transmite la palabrería hueca, la superficialidad y la ignorancia ilustrada.

Plutón cae en este signo y le da, en sentido superior, una sensualidad vibrante y el afán de renovarse mentalmente; y, en el polo obscuro, le asigna la falta de energía vital y la ausencia de penetración psicológica en sí mismo para transformarse.

 

Psicología Profunda

El signo del Aguador tiene un gran conocimiento erudito pero que a veces no posee salida hacia fuera. El vive en un mundo de su pura y exclusiva creación mental, siendo un utopista por excelencia. Prefiere ser un poco ermitaño y bastarse a sí mismo, por lo cual él encuentra fortaleza en sus ratos de soledad. El tipo acuariano se mantiene fiel a sí mismo en todo momento, procurando evitar compromisos de tipo práctico. Es original en todo lo que hace y procura conservar su independencia mental, buscando su propio camino a seguir. El modelo acuariano tiene su propia visión del mundo y para conservar sus cualidades especiales, él procura evitar influencias extrañas y no hablar mucho acerca de su mundo utópico.

El acuariano es orgulloso intelectualmente, pues quiere ser un elegido y no pertenecer al montón. Pero estas ansias quizás no las manifieste, procurando ser uno más.

La diferencia entre el modelo del Aguador desarrollado y el tipo inferior, se basa en la clase de utopía que profesa y en la forma en que su mundo, a veces hermético, se abre hacia los demás.

Las pantorrillas están bajo la regencia del signo que tratamos y los músculos de esta parte del cuerpo los usamos para avanzar y saltar. Este intento de saltar lo más alto posible es el querer desligarse de lo terrestre y, sobre todo, de lo tradicional. Pero luego la gravedad vuelve a hacerlo bajar y el suelo será de nuevo plataforma para los saltos sucesivos.

Este afán puede ser renovación en el sentido equilibrado o excentricidad y protesta en caso contrario.

Por otro lado, la excesiva tendencia mental del Aguador puede llevarle también al ateísmo y a la incredulidad desafiante, así como a una excesiva confianza en la técnica y sus aplicaciones, vista como una lucha contra la naturaleza.

El arquetipo acuariano superior, en cambio, es un humanista nato y siempre aficionado a las radiotelecomunicaciones, la electrónica, la astronáutica, etc. El aspira a un ideal fraternal y de armonía para todos los hombres, sin distinción de ningún tipo.

 

Motivaciones

El Aguador pretende confirmar y demostrar las relaciones mentales abstractas provenientes de la radiación de la balanza. El tipo acuariano para ello intenta, ensaya y experimenta continuamente, pues su talante suele ser científico. Toda afirmación debe llevar un respaldo, una garantía o algo que la acredite. De ahí surgen los distintos aparatos de comprobación y experimentación. Galileo, Arquímedes, Volta, Ampere, Arrhenius, Edison, Marconi, Fermi, etc. Son hombres representantes de esta fuerza cósmica. La física, la astronomía y otras ciencias afines están bajo la influencia del Aguador. Todos los laboratorios de experimentación e invención están en conexión con la fuerza acuariana.

La perseverancia del Aguador en lo mental es la del científico que se equivoca una y mil veces hasta dar con la solución a su problema. El argüir, discutir, replicar, objetar, inferir y concluir son pasos en ese conocimiento. Este signo puede no sólo sostener una afirmación sino también negarla.

Hasta la psicología está relacionada con el signo del Aguador, pues sus características son idóneas para el estudio de la mente humana.

 

Conductas Primordiales

El mundo de los amigos es surtido e importante para el tipo del Aguador. Predica la igualdad y la fraternidad. No es raro que participe en alguna organización de fraternidad.

El modelo del Aguador prefiere estar solo para el estudio y la reflexión, pero la compañía le es necesaria para su equilibrio personal, siempre conservando su independencia.

Es tranquilo externamente pero por dentro es nervioso y eléctrico. Su fuerte es el intelecto, ya que reúne las cualidades del genio: intuición, memoria y originalidad, aunque no tiene tendencia al profesorado y la enseñanza, sino más bien a la investigación.

El tipo Aguador desarrollado es profundamente humanista y futurista.

 

Significado Cíclico en la Naturaleza

En este mes astrológico la semilla plantada es aceptada por la tierra y germina en ella de forma brusca, rompiendo con el letargo de su anterior estado de adormilamiento.

La energía del Aguador lleva a la amistad y la síntesis en el plano mental, con el fin de lograr la fraternidad universal. A este estereotipo le gusta sentirse ligero y desapegado, siendo muchas veces sus intereses de tipo espiritual.

El desapego puede manifestarse en dos vertientes, una como el no comprometerse con nada y, otra, como protección de la propia individualidad ante el mundo material externo. En esta última vertiente, el carácter del Aguador es sereno, armonioso e idealista.

En general, tiene tendencia marcadamente idealista y de conservación de su propia libertad. Como defecto, a veces es excesivamente utópico y anda sin pisar tierra. El tipo inarmónico es rebelde, individualista, desprendido, excéntrico y revolucionario.

El Aguador busca la armonía con el universo global y trabaja mentalmente en la búsqueda de conceptos absolutos.

El tipo de destino en ocasiones es inestable, original y pintoresco, con no pocas experiencias inesperadas para bien o para mal.

 

Psicología superficial

Tiene una tendencia demasiado acentuada a guiarse única y exclusivamente por su propio consejo y no escuchar a nadie.

Coge fuerza cuando está solo pero necesita de la amistad. La tendencia equilibrada es pacífica, sociable y fraternal, siendo su conducta dulce y bondadosa. Suele ser fijo en sus afecciones e ideales.

No le gusta que se le mande y, cuando sucede, se vuelve terco y rebelde.

Es atrevido y revolucionario. Por lo general le huye a la disciplina y la severidad.

Sus facultades intelectuales se orientan a la investigación y tiene dos tendencias complementarias: por un lado, la paciencia, la fijeza, el método y la continuidad; y, por otro, la originalidad, la inventiva y la exploración en el mundo científico.

Es signo de cerebralidad más que sentimiento.

Las normas sociales clásicas son para este signo secundarias.

En buen estado del signo, éste da amabilidad, corrección, discreción y hasta cordialidad.

En mal estado, resulta un ser libertino, irresponsable, frio y vagabundo; o, también, un intelectual deshumanizado.

El signo proporciona afán de renovación e interés por la colectividad, huyendo ante todo de lo rutinario.

En lo sentimental es platónico e independiente.

El signo del Aguador es espasmódico, trepidante e innovador.

Para él no hay retroceso posible, sino solamente avance y progreso. Es enemigo del conformismo, de las concepciones pasadas y de lo rutinario, buscando siempre nuevas vías. El signo hace sensible y tolerante pero, a veces, exagera en su ruptura con los moldes tradicionales. En ocasiones toma decisiones imprevistas por su excesiva independencia personal y no es raro que luego se arrepienta de ello. Así, el divorcio puede ser una de esas decisiones. Lo curioso del caso es que, a pesar de su individualismo, le gusta formar parte de un grupo pero, eso sí, libremente elegido.

El Aguador respeta todas las parcelas de la verdad y trata de hacer una síntesis con ellas. Esta fuerza hace un ciudadano del mundo, al cual la sociedad moderna no le asusta, aunque se queja de las frecuentes injusticias sociales.

Los hobbies intelectuales le fascinan. Es amigo del trabajo en grupo y de la cooperación con los demás.

Con frecuencia, es demasiado autosuficiente: sus avanzadas ideas son correctas y, por lo tanto, los demás están equivocados, no importándole que nadie las comparta.

Ante un carácter dominante el signo del Aguador se siente asfixiado.

Con frecuencia participa en movimientos de reforma pero, también, puede ser desconfiado y desordenado en su vida. A veces es bohemio y errático. En ese caso posee buenas intenciones pero es débil y vacilante.

Hace al ser librepensador y despreocupado.

 

Características Mentales

Hay aptitudes para innovar y vivir en contacto con el futuro.

El intelecto es despierto, vivo, de gran agudeza e interesado por la ciencia y sus aplicaciones.

La independencia intelectual es muy grande y por ello no es raro que viva en un mundo de teórica y tecnicismos.

Entre sus virtudes tenemos el hecho de que libera de las convenciones, va intrépidamente hacia delante y se anticipa a menudo a los hechos.

El signo hace granjearse numerosas amistades intelectuales y da gran interés por los intercambios de ideas.

Genera tolerancia, amor a la libertad, fraternidad y búsqueda de nuevas soluciones.

Se nutre de hechos y teorías, siendo un argumentador preciso y científico de forma nata.

Puede dar triunfos de manera súbita, especialmente por su aptitud para las invenciones.

 

Características Sentimentales

El amor viene acompañado de amistad y altruismo. La emotividad puede ser intensa, pero el ser es poco dado a someterse a las convenciones y los contratos.

El signo es, en ello, romántico, sincero, leal y con gusto por un clima de libertad. Con frecuencia, la vibración del Aguador hace ser popular y despertar simpatía, siendo a veces las circunstancias amorosas inesperadas y novelescas.

Puede haber también, en ciertos casos, poca preocupación por las consecuencias de los actos.

Su originalidad, no conformismo, refinamiento y sus toques de modernismo, le llevan a la adhesión hacia sí por parte de su entorno. No son raros los flechazos. Hay ideales, emoción estética y una vida algo quimérica.

Antes de tomar compromisos legales, el Aguador debe de pensarlo más de dos veces pues, si no, el futuro puede ser desconcertante ya que no es seguro que mañana rechace lo que hoy adora.

En el aspecto sexual, lo fundamental sigue siendo la libertad individual y la no monotonía. A veces hay homosexualidad o bisexualidad por aburrimiento y afán de parecer original.

 

Descripción de su Físico

Estatura mediana; formas armoniosas y a la vez llenas; tez clara y fina; cara ovalada; ojos grandes y expresivos; boca y mentón finos y atractivos; cabello suave; gestos y movimientos originales.

 

Descripción de su Psiquis

Características armónicas: de emociones muy activas y controladas, fraternal, gentil, altruista, cordial, humanitario, leal, armonioso, no convencional, platónico, sociable, tolerante, bondadoso, equilibrado, fiel a las amistades y con independencia mezclada con sentimiento de comunidad.

Características inarmónicas: excitable, inquieto, inexpresivo, imprevisible, impetuoso, anárquico en sus sentimientos, utópico, extravagante, snob en sus afectos, susceptible y poco digno de confianza por su irresponsabilidad.

 

Descripción de su Mente

Características armónicas: dones de intuición, inducción, investigación e invención; con pensamiento original, conocimiento relámpago y erudición; eléctrico, científico, técnico, original, de opiniones fijas pero flexibles, vanguardista, amigo del intercambio de opiniones, y progresista.

Características inarmónicas: cientificista exagerado, sabelotodo, biblioteca ambulante, superficial, orgulloso intelectualmente, rebelde, inactivo, utópico, excéntrico, errabundo, despreciativo de lo establecido y brusco al actuar.

 

Profesiones Afines

Inventores e ingenieros en electrónica, informática, física nuclear, electricidad o radiotelecomunicaciones; aviadores, azafatas, astronautas, psicólogos, astrólogos, sociólogos, investigadores, técnicos, etc.

 

Línea de Desarrollo Espiritual

Altruismo, intuición, coordinación entre espíritu y materia, amistad desinteresada, idealismo, etc.

 

Explicación Esotérica Complementaria

En el signo del Aguador encontramos, como polaridad principal, la del humanismo futurista, intelectual y filantrópico, o la del intelectualismo frío, técnico exagerado y comodón en los hábitos de la propia vida.

Ahora describimos esta dualidad de manera más amplia con parejas de cualidades opositoras: futurismo luminoso o utopía superficial, renovación interna o abandono interno, revolución humanista externa o revolución extremista desequilibrada, genialidad intelectual o memorización sin aportación personal, racionalización investigadora o racionalización sin sabiduría, falta de prejuicios o falta de juicios previos por imprudencia, ausencia de sentimentalismo o desapego libertino, modernismo en las costumbres o esnobismo en los modos, humanismo trascendente o ignorancia ilustrada, cultura universalista o acumulación de datos teóricos sin practicar nada de lo que sabe, seguridad intelectual u orgullo intelectual, tolerancia o falta de firmeza, naturaleza democrática o falta de personalidad propia, amores platónicos o amores extravagantes, independencia personal o rebeldía irresponsable, etc.

 

Esencia Espiritual

El signo del Aguador elevado se sitúa en un nivel mental más avanzado que el de la época actual pues, con su genial intuición, vive y actúa de acuerdo con los conceptos de libertad, igualdad y fraternidad universales.

Su erudición y conocimientos técnicos están humanizados, poniendo al hombre como lo primero y fundamental.

Las ideas, los ideales y los sentimientos puros se lanzan al espacio psíquico y al mental siendo tan poderosos que, el Aguador, se sube en ellos y viaja al mundo platónico de los conceptos perfectos. Pero no es un utopista en este caso, sino que consigue su descanso intelectual creando y recreando ingenios mentales que luego llevará al campo de la práctica mediante erudición, dotes técnicas y cualidades científicas investigadoras.

 

Extracto Animal

El signo del Aguador en su tonalidad baja es un orgulloso intelectual, un rebelde excéntrico o un ser superficial que vive para sus amistades.

Puede ser un científico vendido al dinero, un inventor de la muerte, un sabelotodo teórico que no practica nada, un erudito de cuatro o cinco libros, un rebelde sin causa, un snob que le gusta llamar la atención, un libertino desarrapado, un ideológico bastante poco lógico o un vagañete que se excusa a sí mismo con enredos intelectualoides.

 

Escenas y Ambientes

El signo del Aguador influencia las escenas y ambientes platónicos sentimentalmente, extravagantes sentimentalmente, de desapego sentimental excesivo, de divorcio, intelectuales técnicos, intelectualoides, utopistas, de despistes, eruditos, fraternales, rebeldes, amistosos, sinceros, amistosos superficiales, hippies, revolucionarios, teoricistas vagañetes, de sociedades intelectuales, de sociedades fraternas, de hobbies intelectuales, de amistades escurridizas, de pocos ejemplos prácticos, teóricos fríos, etc.

 

Palabra Clave

 

YO SE

Representa el conocimiento intelectual sabio o el intelectualismo frío y deshumanizado.