Sagitario

 

Sagitario

El Signo del Centauro

El centauro, mitad hombre y mitad caballo escogido por los sabios de la antigüedad para representar en el firmamento el signo sagitario. Expresa bien la naturaleza dual de los que nacen bajo su influencia; porque sus propensiones animales son fuertes, pero están bien dotados a la vez de los impulsos más elevados, más nobles, más generosos. El cuerpo y las extremidades del caballo indican la inquietud, la actividad física humana superior da a entender el espíritu conservador, el gobierno de sí mismo y la capacidad ejecutiva. Son de carácter independiente, enérgicos, ambiciosas de puestos mundanos, leales, amantes de su patria y caritativos. Su amor a la caza y a todos los deportes al aire libre se muestran por el arco tendido, el cual también significa castigo, pues los individuos de sagitario están prontos a combatir por los derechos de los demás. Son de acción pronta y decisiva; tienen el don de mando; son francos y sinceros, y cuando hablan van sus palabras en derechura a su objeto, como la flecha al blanco.

Sagitario rige los muslos, que son el punto de partida de la locomoción. Para escribir con brevedad el signo se usa una flecha saliendo del arco.

 

Mitología de Sagittarius

Sagittarius es una silueta imaginaria mitad hombre y mitad caballo (Centauro) con un arco tendido y preparado con la flecha. A éste se le llama también Croto, quien salió a cazar al ponzoñoso Scorpius, al cual Sagittarius apunta en el cielo con su arco. Scorpius había matado al poderoso cazador orión, situado en el gajo de Taurus.

Croto estaba obligado a perseguir su presa en memoria de su amigo y compañero de caza caído. Era tal su motivación de cazar a Scorpius, que los dioses del Olimpo decidieron colocarle entre las estrellas para que encontrara a ese peligroso animal celeste.

 

Dignidades y Debilidades

Júpiter es regente del signo del centauro y le brinda, en su polo armónico, la expansión social, la alegría y la generosidad; y, en su polo inarmónico, le puede transmitir el derroche económico y de vitalidad, la exageración y una personalidad externa artificial.

Mercurio se exilia en esta zona zodiacal, haciéndole llegar, en su polo armónico, el afán de culturización, la facultad de expresión y el don comercial; y, como contrapunto, en su lado inarmónico, le transmite una verborrea superficial, la persecución del dinero y una filosofía de la vida hundida en las banalidades sociales.

Urano cae en este signo aportándole, en su lado armónico, el don profético, la independencia de carácter y la asimilación de conocimientos; mientras que, en su lado inarmónico, le predispone a la falta de originalidad, al nerviosismo y, a la vez, a la rebeldía.

 

Psicología Profunda

La radiación pura del centauro tiende, mediante un ideal o filosofía, a separar en el hombre a su propia voluntad de las pasiones e instintos, factores ambos que, en la mayoría de los casos, están mezclados y confundidos.

La parte humana del centauro es divina y la inferior es animal. El arco en tensión es símbolo de energía potencial que, al accionarse, es tremendamente certera. El centauro es consciente de su meta.

Las caderas y los muslos son la parte del cuerpo bajo la regencia del centauro.

Con los muslos conseguimos la velocidad en la carrera y, gracias a las caderas, el hombre fue capaz de ponerse derecho consiguiendo, en la escala de la evolución, diferenciarse de los animales. Pero esta superación del animal para llegar al hombre aun no ha acabado en lo que a la voluntad se refiere, sino que este esfuerzo de superación continua sin cesar. En definitiva, pues, la radiación del centauro habla de la ley por la cual la voluntad humana domina a sus instintos animales o viceversa. Los sagitarianos superiores tienen una gran intuición filosófica y dignidad moral. En cambio, los seres inferiores del centauro poseen un arrogante desdén moral y son verdaderos jueces indeseables, pues juzgan sin contemplaciones los defectos y errores ajenos. Pero, por otro lado, ellos son adoradores fanáticos de los ídolos a los cuales consideran perfectos. Poco a poco se van convirtiendo en esclavos de sus propias máximas, bien moralistas o bien amorales.

Los seres sagitarianos poco desarrollados gustan de la pompa, los actos ceremoniosos y las exageraciones, pero todo ello con un sentido hueco o únicamente externo. Entonces son unos supersticiosos de los actos sociales y formales, así como de las jerarquías que estos implican. Por otro lado viven sólo, al destacar la parte animal del centauro, para las satisfacciones sociales y el ejercicio físico.

El sagitariano superior, como contrapartida, mantiene una veneración ceremonial a aquello que siente como ley superior, practicando entonces una verdadera espiritualidad. El puede llegar a ser un espiritualista o hasta un profeta. Su idea del sentido jerárquico inmanente en todas las cosas le lleva ante todo a un profundo respeto a la vida y a las personas.

Júpiter, regente del signo, padre de los dioses y de los hombres, es una verdadera bendición para el hombre que lucha por ascender con la fe en un ideal.

 

Motivaciones

El centauro es el filósofo pues, para él, los ideales han de estar organizados y sistematizados en el orden abstracto antes de llevarlos a la práctica. Todo este proceso ha de guiarse por el discernimiento, el sano juicio y el sentido común. Los sagitarianos son grandes observadores, siendo su pretensión el intervenir en el orden social guiados por su ideal moral. Ellos son consejeros y hasta jueces de lo que ven. Las corrientes filosóficas, políticas y religiosas están bajo la influencia de este signo.

 

Conductas Primordiales

Son expansivos, exploradores, idealistas y optimistas. Quieren sentirse libres y se mueven hacia sus objetivos de forma certera. Son honestos, generosos y, aunque idealistas, gustan de aprobación, reconocimiento y apoyo social.

A veces son fantásticos y exagerados, tratando de imponer sus conceptos abstractos de la existencia. También pueden tener una visión profética idealista.

 

Significado Cíclico en la Naturaleza

En muchas zonas la vegetación ya no existe pero, en otras, grandes árboles como los castaños, nogales y naranjeros están en su época de esplendor, pues sus aéreos frutos ya están realizando el viaje de caer al suelo.

La fuerza centaurina une lo cercano con lo lejano y procura unificar, fundir y sintetizar pues Júpiter, su regente, es principio de cohesión, coordinación y globalización. Este signo pretende llegar siempre más allá de lo que es y de lo que ve, elevándose, transportándose y participando en la vida colectiva para alcanzar la grandeza. El talante siempre es el de conservar la independencia personal.

Los sujetos armónicos con predominio de la parte humana del signo son de gusto por la aventura confortable, adaptados y sociales; y, a la vez, asimilan la ley, las costumbres y las convenciones sociales. Son abiertos, alegres, leales, caballerosos, de prestigio y honorables.

El centauro con sobreposición de la parte animal es independentista, rebelde, instintivo y con tendencia a masificarse socialmente. Sus pasiones son poderosas, sus impulsos audaces y su vitalidad le hace parecer un caballo salvaje. El gusto por la aventura es para ambos prototipos una pasión: atletas, deportistas, viajeros incansables, exploradores, caminantes, alpinistas, ciclistas y aviadores.

Pero hay una vertiente de sagitarianos que son aquellos con predominio de lo humano, que quieren ser aventureros conociéndose mejor a sí mismos. De ahí, la búsqueda de un conocimiento trascendental, de la cultura, la religión, la moral elevada, el espiritualismo, los ideales y la sabiduría interior.

 

Psicología Superficial

Los centauros son bien vistos en la sociedad en que se mueven por su tónica jovial y bondadosa siendo, a veces, aplaudidos y estimados.

Cuando predomina la parte animal del centauro, las personas son de tendencia deportiva o bien jugadora, estando dispuestos en este último caso a todo tipo de apuestas y juegos de azar.

Este ser sólo quiere pasar bien el rato y satisfacer sus apetitos. Suelen despreciar las leyes sociales y morales con facilidad. Cuando sobresale la parte humana del centauro, el arco tendido de esta figura mitológica apunta hacia las estrellas. Entonces son personas idealistas, nobles, de alta moral, respetuosas y que consiguen el aprecio de la sociedad.

A menudo, alcanzan posiciones de políticos, religiosos, jueces o ministros.

La oratoria sobre temas filosóficos, religiosos, políticos o idealistas les es fácil, defendiendo sus opiniones bien con arte o con dogmatismo. En ciertas ocasiones son soberbios y siempre de gran confianza en sí mismos.

Son personas que miran al futuro con disposición decidida y brillante, a la vez que con esperanza.

A veces son insolentes, ruidosos y dominantes.

Normalmente sólo manejan una flecha u objetivo a la vez. El signo indica fortuna, prosperidad, satisfacciones, éxitos, altas especulaciones de la mente, etc. Es de gran vitalidad, buena salud y larga vida.

En el orden mental el juicio es rápido, precioso y generalmente acertado.

El signo corresponde bastante bien al tipo de burgués satisfecho, respetuoso del orden establecido y de su independencia.

Es franco, leal, honrado, afable, benévolo, optimista y confiado.

Está inclinado al mantenimiento a toda costa de la buena imagen, la dignidad y el decoro.

Uno de sus defectos puede ser el excesivo amor propio. Es un buen organizador y suele tener lo que mal llamamos suerte en muchas de las cosas que lleva a cabo.

Las ganancias son, con un buen estado del signo, abundantes, pero también los gastos.

Tienen tendencia a ser protectores de la cultura.

Sentimentalmente armónicos son propensos al amor legal y se mantienen en los límites de la discreción.

Es muchas veces un tremendo hipócrita que, deslumbrando con una gran fachada es un vividor, realmente.

Tiene sentido de la estrategia y da el golpe certero cuando es necesario.

En ocasiones, puede convencer y adherir al seguir apasionadamente un emblema, un estandarte o un ideal.

En sentido disonante, exagera demasiado, se jacta en el amor y actúa de manera teatral, pero quedando poco detrás de ese escenario.

 

Características Mentales

La mayoría de las veces hay una aspiración, filosofía o religión que orienta su vida, no descartando que el deporte o los viajes puedan constituir también ese eje mental.

Hay sentido del humor, replica amigable y diplomacia.

 

Características Sentimentales

Da generosidad, pero también pasión y gusto por la aventura.

No es raro que haya donjuanismo.

Necesita en lo afectivo comunión de ideales y una relación vital, nunca monótona.

 

Descripción de su Físico

Figura estirada con piernas largas; frente alta e imponente; cara ovalada; labios medianamente llenos y bien delimitados; ojos grandes y franca mirada; nariz larga y fina; movimientos ágiles y acompasados.

 

Descripción de su Psiquis

Características armónicas: franco, abierto, magnánimo, justo, benévolo, jovial, leal, sociable, moral, entusiasta, optimista, viajero, con amor por la justicia, bien intencionado, con sentido del deber y filantrópico.

Características inarmónicas: demasiado imbuido en lo social, anheloso de diversiones, atrevido, autoindulgente, exagerado, gastador, superficial, hueco, rebelde, aventurero, errante sentimentalmente, de moral elástica, orgulloso, infiel y deslumbrador, sabiendo provocar en los demás una imagen excelente, la cual es totalmente falsa.

 

Descripción de su Mente

Características armónicas: comprensivo de la autoridad jerárquica con fines organizadores, exento de prejuicios, liberal, imparcial, elevado, idealista, espiritualista, combinador de lo progresista y lo conservador, ceremonioso, distinguido, habilidoso en la retórica filosófica, sabio y exteriorizador, siendo independiente y social a la vez.

Características inarmónicas: especulador estéril, ambicioso, sofisticado, falso profeta, superficial, rebelde, sofista y con una inteligencia que no va más allá de la esfera de las reuniones y los deportes.

 

Profesiones Afines

Jueces, filósofos, profesores de universidad, deportistas, grandes comerciantes, exploradores, importadores, comerciantes al por mayor, personas relacionadas con el mundo cultural y universitario, políticos, altos cargos públicos, embajadores, etc.

 

Línea de Desarrollo Espiritual

Mente abstracta que funciona en la esfera social con asuntos socio-filosófico-culturales, aspiración, jerarquía, libertad, independencia, integración social, idealismo, etc.

 

Explicación Esotérica Complementaria

En el signo del centauro se manifiesta la dualidad entre su parte humana y su parte animal. Esta polaridad la definimos a continuación por pares de contrarios, siendo el primer elemento el armónico y el segundo el inarmónico: generosidad, o derroche, jovialidad o burlonería, idealismo o fachada superficial, altruismo o sobreabundancia vanidosa, espíritu filosófico o sofismo ideológico, ansias viajeras universalistas o viajar por viajar, integración social o hundimiento en la banalidad social, independencia personal o rebeldía animal, gusto por las cosas hechas a lo grande o exageración pomposa, cultura liberal o ideología partidista, benevolencia o fantochada, gran comercio o grandes fortunas hechas con el trabajo de otros, buena fortuna o vida facilona, sabiduría consejera o buena fachada de consejero, libertad de costumbres o libertinaje a la moda del momento, vitalidad deportiva o veneración al balón, facultad para arriesgarse con prudencia en la vida o ligereza para arriesgar el bolsillo en los juegos de azar, pensamiento abstracto o pensamiento superficial, amores idealizados o caza de trofeos en lo sexual, respeto en el amor o persecución de aventuras amorosas y, en fin, idealismo o animalidad.

 

Esencia Espiritual

El signo del centauro es un representante de la filantropía, la generosidad, el idealismo, la filosofía, la libertad y el orden social.

Su mentalidad es esperanzada, optimista, moral, social, consejera, de alto vuelo y organizadora. En la vibración superior del signo hay un acuerdo entre lo humano y lo instintivo, funcionando ambos aspectos al unísono.

El fin es la búsqueda de un orden social jerarquizado y, a la vez, que brinde a cada uno de sus miembros la suficiente independencia personal. Debe haber unas pautas de conducta y una filosofía que guíen el comportamiento humano y las relaciones sociales.

Esta filosofía de la vida humana se basa en el universalismo de conceptos, la generosidad material y moral al que la necesita, la cultura integral, el reconocimiento de un orden en las relaciones humanas, el respeto, la moral universal, la síntesis etnológica de las costumbres de los diferentes pueblos, la justicia, la felicidad y el funcionamiento organizado de manera jerárquica de la sociedad.

 

Extracto Animal

Este signo en su vibración inferior es un derrochador jactancioso de su vitalidad. Su moral es elástica como el chicle y su carácter es exagerado, rebelde, juerguista, jactancioso, burlón, superficial y perseguidor de trofeos amorosos. La presencia social se compra con dinero y el gusto por los juegos de azar se convierte en vicio. Sólo importan la fachada personal, las reuniones sociales y las excursiones sexuales.

La filosofía de la vida se basa en pasar el momento lo más divertido posible y comprometerse cuanto menos mejor.

El pensamiento es político, sofista y vanamente especulador.

 

Escenas y Ambientes

Las escenas y ambientes regentados por el signo del centauro son joviales, jactanciosos, peliculeros, superficiales sentimentalmente, de fortuna económica, de fortuna fingida, de viajes largos, de clubs sociales, de generosidad, de fanfarronería, de fanfarronería sexual, ostentosos materialmente, de grandes relaciones comerciales, de espectáculos públicos, respetuosos en las relaciones humanas, idealistas en la relación amorosa, deportivos, de juegos de azar, de tertulia filosófica, de matrimonios por interés social y económico, etc.

 

Palabra Clave

 

YO VEO

Nos habla de la observación, el juicio y la visión de conjunto o, también, del juicio superficial respecto al entorno y de la ceguera ante la vida por no reflexionar sobre las experiencias.