Libra

 

Libra

El Signo de la Balanza

Los regidos por el signo de Libra aman la paz y la armonía; son amables, de genio apacible, afectuosos, compasivos e inclinados al matrimonio.

Gustan mucho del arte, de los placeres y pasatiempos delicados, tienen profunda aversión a las ocupaciones sucias, aman intensamente la justicia, experimentan la necesidad de una pareja que comparta con ellos su suerte en la vida. Momentáneamente son arrastrados por sus emociones, pero pronto recobran su ecuanimidad. Este equilibrio mental y el instinto de la justicia se representan en el firmamento con las balanzas.

Libra rige los riñones, los órganos sexuales internos y los fluidos reproductores del hombre. Es el signo del matrimonio y representa en la escritura por la unión de una línea femenina, encorvada con una masculina recta.

 

Mitología de Libra

La Balanza es el único símbolo inanimado de las doce constelaciones zodiacales y alude al equilibrio, la justicia y la armonía.

En la antigua Roma, Julio César la consideraba símbolo de su gobierno. Anteriormente, los griegos la relacionaron con la Balanza de Mechus, el legendario inventor de las pesas y las medidas.

Libra igualmente fue vinculada a la diosa Harmonía, hija de Venus y Marte, cuyo matrimonio con Cadmos fue la ocasión para que los dioses rivalizaran en regalos de boda, que consistían en su mayor parte en joyas y vestidos magníficos. De Atenea, harmonía recibió un manto o peplo y, de Efesto, un collar hecho por él. Desde entonces, el lujo quedó ligado inevitablemente a la constelación de Libra, del mismo modo que el buen gusto, la armonía y la concordia.

 

Dignidades y Debilidades

Venus es regente nocturno del signo de la balanza, al cual le da las notas armónicas de la amabilidad, el gozo y el sentido de la estética; y, en su vertiente disonante, le proporciona la superficialidad social, la sensualidad social, la sensualidad libertina y el gusto por la vida fácil.

Marte se exilia en este signo y le da, en su faceta armónica, el entusiasmo mental y la iniciativa en los proyectos; y, en su vertiente inarmónica, le proporciona la temeridad en las relaciones y la falta de autocontrol.

Saturno se exalta en la Balanza y le proporciona, en su aspecto armónico, la capacidad para los estudios concretos, la seriedad y la responsabilidad; y, por el contrario, en su vibración inarmónica, le da la melancolía, la mezquindad mental y el apego a lo material.

El Sol cae en la Balanza haciéndole llegar, en su polo armónico, la expansión social y la nobleza; mientras que, en su faceta inarmónica, le asigna la falta de vitalidad y el desgaste de esa vitalidad como, también, el gusto por los halagos sociales.

 

Psicología Profunda

Estas personas se relacionan con el exterior por conceptos, abriéndose paso con ellos a través del mundo material. Su arma en la vida es o debería ser la reflexión y la ponderación. Los seres librianos son de pensamiento organizador y uno de sus preferidos instrumentos es la relación social educada.

Ellos se ven obligados a ser activos continuamente y, de ahí, los múltiples enredos en que se ven metidos, pues su principal debilidad es la indecisión.

A veces las personas de la balanza, empujadas por el miedo a adoptar una decisión, hacen cosas que se contradicen totalmente con la sabiduría teórica que ellas aconsejan de continuo a los demás. Ellos tienen entonces sagaz pensar y tonto obrar, sintiéndose incapaces para penetrar en el mundo material. El ser libriano poco desarrollado tiene como filosofía el rehuir todo tipo de conflictos con otras personas, buscar un apoyo y quedarse en actitud de expectación ante la vida y, si se ve obligado a seguir adelante, sigue el camino del mínimo esfuerzo, sometiéndose para ello a todas las situaciones. La comodidad es su lema. En ello, el signo de la Balanza se asemeja al del Toro. Esta indiferencia lleva a una falta de valores éticos y morales, a una fuga ante cualquier perturbación del estado de equilibrio y a un escape a la lucha. Todo nos habla de debilidad, blandura y arte para escabullirse.

El ser libriano elevado es un artista en el sentido de que busca el equilibrio y la armonía internos y externos, tratando de conciliar el mundo físico y el mental.

Los riñones son los órganos que están bajo la influencia de la Balanza y que tienen por misión desintoxicar la sangre y filtrarla, así como mantener diferentes equilibrios (iones, presión, etc.).

 

Motivaciones

En la Balanza se unen, en lo mental, el juicio y la necesidad de relación. Este signo permite la investigación de las leyes abstractas y profundas que rigen el conocimiento científico y de las que guían las relaciones humanas.

En la balanza, por ser cardinal, se gesta un pensamiento abstracto e idealista. Así, el hombre, mediante una conceptualización más correcta del mundo y de los secretos de la naturaleza, es cada vez más libre y tiene mayores posibilidades en la lucha por la vida.

Los modos y la ética son un aspecto importante del signo de la balanza, debido al propio símbolo de la justicia y a la influencia venusina. Por ello, este signo es el legislador de las leyes abstractas que pretenden crear justicia en nuestra sociedad pero, lo que hay que ver, es si cumple o no las leyes que él mismo hace, para así saber con qué tipo de libriano nos encontramos. Si no las lleva a cabo con sus actos, podemos afirmar como el refrán: "el que hace la ley, hace la trampa".

Aquí, podríamos encontrarnos con que los librianos se ponen con frecuencia al servicio de las ideologías, pues ellos son los teóricos de cualquier ordenamiento social, aunque no precisamente los líderes del movimiento. Pero no olvidemos que el arte es el otro platillo de la balanza, el cual pretende en todo caso plasmar una concepción teórica de la estética.

 

Conductas Primordiales

Los librianos son personas armoniosas y equilibradas en el tipo superior, gustando siempre de ser populares y de recibir lisonjas. Sus preocupaciones más importantes son el matrimonio, los contactos sociales y el arte: música, escultura, pintura, etc. Tienen gracia y encanto y se interesan por las corrientes sociales y las relaciones humanas.

Por lo general promueven la paz y la armonía pero tienen tendencia, como la balanza, a ir de un extremo a otro.

Los librianos son optimistas, persiguen la justicia y son amables con todo el mundo.

 

Significado Cíclico en la Naturaleza

Los últimos frutos maduros se desprenden de los árboles, mientras que los días y las noches están en su punto de equilibrio. La Balanza nos habla de las rosas de otoño, de las bellezas de lo justo y de la inspiración artística. Los dos platillos simbolizan una oposición de contrarios o una asociación de complementarios. El temperamento es nervioso, refinado, delicado, volátil, muy sociable y educado. Se inclinan los librianos a los compromisos y los términos medios, o bien, a las tibiezas y la idiotez por falta de sentido común.

El tipo desarrollado es ponderado, tolerante, pacifico, ecuánime, gracioso y armonioso.

El tipo inferior es oportunista, de voluntad débil, indeciso, amante de la lisonjera y picaflores amoroso.

Por lo general, sabe ganarse los corazones y atraerse a la gente pero, a veces, se abandona demasiado a los demás. Le falta agresividad conquistadora, por lo que su triunfo lo encuentra en la cooperación, las colaboraciones y el matrimonio.

 

Psicología Superficial

Los librianos son seres entusiastas en las cosas que hacen, hasta tal punto que durante el tiempo en que están ocupados en ello su mente excluye cualquier otra cosa. Pero el caso es que, después de un tiempo y repentinamente, cesan en sus entusiasmos y cambian de capricho o manía. Entonces siguen con el mismo entusiasmo y energía en la nueva meta. Hay dos polos en su psicología: el del optimismo y la alegría y, por otra parte, el de la melancolía. Los librianos pasan fácilmente del contento y la felicidad a la tristeza y la depresión, tal como si estuvieran solos en el mundo.

Por lo general, tienen numerosas amistades por su facilidad para las relaciones públicas. Son amigos de los placeres.

Tienen acentuada la capacidad de comparación y cuando están desarrollados llegan a un punto de vista imparcial y desapasionado.

Son buenos como diseñadores y decoradores.

Buscan los modos de la alta sociedad así como lo que es estético, bello y elegante.

Son presumidos a la vez que persiguen el confort, la compañía agradable, los placeres, etc. Y procuran poner a todo una pincelada de sensualidad.

Normalmente huyen de las críticas por el poco afán combativo que pueden tener.

El signo de la Balanza da el don de agradar, pero predispone más bien a la indolencia.

El signo es sensual, amoroso y voluptuoso, teniendo un encanto seductor. Le gusta la comodidad, la tranquilidad y el lujo, con la condición de que tenga algún matiz artístico.

En sentido inarmónico, el signo entrega al libertinaje y hace al ser carente de moral.

La fuerza libriana es afectuosa, dubitativa, diplomática, artística y sociable. También la risa y la diversión le caracterizan.

Representa los derechos y los deberes compartidos entre los cónyuges y, también, entre los socios. Es el signo de los contratos y de los complementarios.

La Balanza puede dar tanto vacilación como apreciación inteligente de los hechos.

El detesta el choque personal, por lo que prefiere convencer y seducir.

Si hay sentimiento, aguda percepción de la justicia y volcada comprensión hacia el prójimo, da habitualmente grandes propósitos. La sensibilidad social de la Balanza une y encadena a los demás. En caso de no haber equilibrio y madurez, el signo se vuelve infiel en lo sentimental.

Disfruta invitando a los demás a reuniones sociales y cuando se le invita.

A veces está tan ansioso por encontrar a su pareja que se mete en amoríos. Por lo general, se apresura a calibrar y juzgar las faltas de su pareja.

Uno de sus grandes fallos es la vanidad, pues utiliza demasiado tiempo en galanteos. En este caso, carece de opiniones bien fundamentadas, se juzga con demasiada indulgencia y busca ante todo la aprobación de la gente.

 

Características Mentales

La inteligencia es indecisa, sutil, sensual, joven y volcada hacia los contactos con los demas, el arte y el ocio. Quiere abarcar mucho y luego es probable que abandone lo que hace. No se descarta que haya una buena capacidad de estudio y de reflexion.

 

Características sentimentales

Hay un deseo de vivir de manera intensa.

El signo da encanto, continuas pruebas de amor, atención y exquisitez como, también, una alegría mezclada con un tono de melancolía y sutileza. Rara vez el signo renuncia a la experiencia del amor.

Desde el ángulo sexual, el signo da refinamiento y delicadeza.

Igualmente, cuando hay un carácter inconstante e inseguro, las indecisiones, los pleitos y los divorcios son frecuentes.

 

Descripción de su Físico

Estatura mediana; figura erguida, elegante y esbelta en la juventud, que tiende a engrosar con los años; cara ovalada y casi redonda; cutis fino con rasgos hermosos y armónicos; cabello sedoso y lacio; signo de belleza para la mujer, principalmente; gestos y expresiones elegantes y armoniosos.

 

Descripción de su Psiquis

Características armónicas: bueno, amable, cariñoso, distinguido, justo, gentil, sociable, amante de la armonía y el arte, simpático, agradable, amoroso, refinado, delicado y necesitado de la unión, así como de la asociación.

Características inarmónicas: emocionalmente superficial, locuaz, ambicioso de halagos y reconocimientos, inestable, voluble, sensual, complaciente en demasía, carente de energía, inconstante, con momentos depresivos y buscador de la vida fácil y alegre.

 

Descripción de su Mente

Características armónicas: equilibrado, justo, persuasivo, previsor, con buen humor, cuerdo, estético, conciliable, bueno para los estudios y excelente en la racionalización de las relaciones humanas.

Características inarmónicas: indeciso, diletante, exhibicionista, cambiable, hedonista, libertino y desequilibrado.

 

Profesiones Afines

Diplomáticos, abogados, jueces, procuradores, artistas, decoradores, modistos, miembros de sociedades comerciales, mueblistas, empleados de boutique y de salas de belleza, etc.

 

Línea de Desarrollo Espiritual

Sociabilidad, ecuanimidad, medida, justicia, armonía; establecimiento de valores, ideas y pautas sociales; asociación, cooperación, apreciación de la belleza, ideal, gozo, etc.

 

Explicación Esotérica Complementaria

La calidad de la influencia del signo de la Balanza en cada caso concreto se ve por el desequilibrio o no de sus platillos. Un pequeño exceso o defecto de peso en un platillo provoca que el brazo se desequilibre totalmente.

Los pares de cualidades complementarias que se pueden manifestar en este signo son: alegría o melancolía, entusiasmo o indecisión, sentido común o estupidez insensata, amor serio o vanidad amorosa, popularidad social o superficialidad en las relaciones sociales, sensibilidad estética o afeminamiento comodón, voluntad en el estudio o mente veleidosa, cooperación correcta con los socios o problemas con enemigos declarados, gusto por la relación social educada o adulación interesada, delicadeza amorosa o blandura sentimentalista, sentido de la justicia o enjuiciamiento parcialista basado en caprichos, equilibrio matrimonial o divorcio desequilibrado, gustos refinados o amaneramiento burgués, gusto por la comodidad estética o comodidad de lujo banal, reflexión sobre las leyes éticas abstractas o pensamiento veleidoso y, para acabar, búsqueda de un ideal de justicia o persecución de la vida más alegre y fácil posible.

 

Esencia Espiritual

En el signo de la Balanza encontramos los conceptos mentales del arte, la belleza, la justicia, la relación social y la unión matrimonial, todo bajo los auspicios del equilibrio, la felicidad y un idealismo entusiasta.

Los proyectos se crean, fluyen, se perseveran y se finalizan con prudencia, con talento social y sin dejar lugar al desánimo. La creatividad artística y la búsqueda de circunstancias realmente felices y sin disputas, se unen a un agudo pensamiento sobre los conceptos de la estética de la relación humana y la ética de la unión amorosa.

Sólo la voluntad y el discernimiento pueden conseguir el equilibrio ansiado.

 

Extracto Animal

El libriano inferior se vuelve libertino, alocado, comodón, de vida fácil, superficial, estúpido, lisonjero y facilón en el amor. Su falta de sentido común le lleva a frecuentes pleitos con la justicia y a ganarse enemigos declarados.

Se dice que el libriano desequilibrado es el ser más desequilibrado de todos. No es raro que empine el codo para estar más chistoso y que sea agresivo cuando le aprietan un poco. Como socio es un desastre y como cónyuge también. Busca a alguien que le elogie sus gracias hasta debajo de las piedras, pudiendo llegar al amaneramiento.

Su única noción de la estética le dice que ésta se puede comprar con lujos, ambientes floridos y falsas costumbres aristocráticas, igual que su hueca y petulante felicidad. Lo que hoy le entusiasma, mañana le desanima, especialmente los amores que ya no le hacen gracia como un bufón servidor.

 

Escenas y Ambientes

Los ambientes y escenas regentados por la Balanza pueden ser matrimoniales armoniosos, matrimoniales desastrosos, matrimoniales interesados y superficiales, de divorcio, de asociados unidos, de asociados peleados, de pleitos con la justicia, de enemigos declarados, creativos artísticamente, de lujos superficiales, de relaciones sociales amables, de relaciones sociales falsas y cínicas, felices sentimentalmente, divertidos, excesivamente sensuales, de infidelidades matrimoniales, juveniles, falsamente juveniles, graciosos, estúpidos, etc.

 

Palabra Clave

 

YO EQUILIBRO

Representa el balance del carácter o la dificultad para actuar con sentido común.