Tauro

 

Tauro

El Signo del Toro

Los nacidos bajo la influencia del Signo Tauro son cuidadosos, laboriosos y confían en sí mismos. Son quietos y reflexivos y esperan pacientemente que maduren sus planes. Notables en su resistencia, laboriosidad y dedicación, a veces se hacen adustos y reservados. Son viriles, con marcados instintos de procreación, tardíos para encolerizarse pero furiosos y violentos una vez irritados; amigos afectuosos y enemigos implacables. Los sabios de la antigüedad advirtieron cualidades semejantes en el Toro, como las tiene, y lo escogieron para que ocuparan el segundo lugar en las constelaciones.

Como el toro es notable por la fuerza de su cuello, rige el cuello y la garganta del hombre, Se le representó en la escritura por la fuerza convencional de su cara con los dos cuernos que fácilmente se le reconocen.

 

Mitología de Tauro

El Toro es un símbolo antiquísimo de fertilidad y fortaleza.

En Egipto se veneraba a los toros sagrados y luego, después de muertos, eran momificados y colocados en enormes ataúdes de piedra que todavía se ven en la ciudad de Menfis.

Es el símbolo de la era de Taurus ya decadente en ese momento.

En Creta el toro era un dios; los cretenses simbolizaban el mundo entre los cuernos de un toro y, cuando éste los movía, la tierra temblaba y se abría.

Los griegos concebían al toro como una criatura noble, aunque agresiva y, también, como la encarnación de la concupiscencia y de la pasión viril; por ello Zeus, jefe del Olimpo, eligió la forma de un toro para seducir a la hermosa virgen Europa.

Según la mitología, un día estaban Europa y sus compañeras de juegos en la playa de Tiro cuando ella vio a un toro de color blanco, inmaculado y de cuernos como gemas, que estaba pastando cerca. Atraída por su aparente mansedumbre y hermosura, Europa se montó en el lomo del toro y empezó a tejer guirnaldas de flores alrededor de sus cuernos. De repente, se vio arrebatada por encima del mar, todavía en los lomos del toro; luego fue llevada a Creta, donde se convirtió en madre de reyes y le dio el nombre a un continente entero.

Terminada su aventura, Zeus colocó al toro llamado Taurus entre las estrellas, donde intervino en la vida de un grupo de hermanas perseguidas por el ardiente cazador Orión.

Estas hermanas eran las Pléyades, hijas de Atlas.

Temerosas de la pasión de Orión, ellas le rogaron a Zeus que intercediera en su favor y éste, accediendo, las transformó en estrellas y las puso en sitio seguro, colocándolas en el cielo como un racimo en el lomo de Taurus.

Cinco de las hermanas de las Pléyades, llamadas Híades, fueron transformadas de una forma semejante, no por causa de Orión, sino debido a su tremenda pena por la muerte de su hermano Hías. Estas Híades siguen llorando todavía y, cuando lo hacen, llueve en algún lugar de la Tierra, según la leyenda.

La función protectora de Taurus con las hijas de Atlas contrasta con sus actividades más concupiscentes y agresivas como amante de Europa. Taurus es una mezcla de pasión y de sentido protector.

La belleza es el otro aspecto de Taurus: la belleza del blanquísimo toro, con sus cuernos adornados con flores y sus ojos como joyas. Taurus posee una de las cuatro estrellas llamadas regias; es el ojo del toro o Aldebarán.

 

Dignidades y Debilidades

Venus es regente diurno del signo del toro, proveyéndole como notas armónicas de belleza, dotes artísticas, amor feliz y fiel, alegría y paz; y, por el contrario, le puede asignar cualidades de voluptuosidad sexual, derroche en lujos, infidelidad y superficialidad amorosa.

Plutón se exilia en este signo aportando las cualidades armoniosas del vigor sexual, el afán de transformarse, el magnetismo personal y el manejo adecuado de lo material sin apegarse a ello; como notas desequilibradas, da los instintos pasionales desbordantes, la sexualidad incontrolada y el carácter áspero.

Marte se exilia en este signo brindándole como puntos consonantes la facultad de acción y lucha en lo material, como también un carácter determinado; y, como puntos obscuros, ofrece la ira violenta, el odio, la tiranía y la brutalidad.

La Luna se exalta en este signo y le da las cualidades blancas de la maternidad, la imaginación, las dotes artísticas y el afecto; como notas inarmónicas, le provee de veleidad, chismorreo, apatía, timidez, glotonería, inseguridad y afán exagerado de crianza de hijos.

Neptuno cae en el toro y le da, en su aspecto bien logrado, la inspiración artística, el romanticismo y la sensibilidad a lo supremo, fundamentalmente a la naturaleza y su belleza; en contraste, como aspectos disonantes, le causa la falta de percepción de lo divino, la mentira y los enredos amorosos.

 

Psicología Profunda

El signo del Toro es de tendencia conservadora, estable y firme, a la vez que fuerte, constituyendo el más terrestre de los signos de tierra.

Este modelo ha nacido con una predisposición inconsciente a la resistencia pasiva, sobre todo en la defensa de aquello que ve como tradicional: sus aptitudes, sus propiedades materiales, sus afectos e, incluso, sus prejuicios y complejos, todo lo cual defiende a cualquier precio. De ahí se deriva lo que se denomina fidelidad, pues ésta le salva, al depender de otra u otras personas, de tener que actuar por propia decisión. El signo del Toro quiere ser subalterno en el sentido de tener que sentir sobre sí una autoridad protectora, que no es sino el peso de la tradición o del modo común de actuar y sentir. Es ésta la idea de fidelidad.

La modalidad de energía y de actividad en este sector zodiacal es la que tiene que persistir para llevar algo hasta el final.

Este esfuerzo lo realiza con su profunda fe en lo que es normal o tradicional en ese asunto en sí.

Aquí vemos que el tipo del Toro construye su fortaleza sobre lo que ve como común, sean los antepasados, las experiencias tempranas o las de madurez, etc. Estos se han convertido en costumbres a las cuales el tipo taurino se aferra con toda intensidad. ¡Cuidado con chocar con tales conceptos!, pues a él se le hace insoportable.

Este costumbrismo abarca a las propiedades materiales como vivienda y dinero, a los parientes y amigos, la ocupación y la profesión, el programa diario, etc.

Pero aun hay más: sentimientos de dependencia de la comunidad, familia, nación, etc.

En lo que se refiere a la mente, esta costumbre se manifiesta en fidelidad e inercia de pensamiento, a la vez que ligero apego a las formas de pensar obtenidas en la niñez. Y esto le conduce a una dificultad grande para entender y asimilar el pensamiento de los demás.

Si está desarrollado internamente, el Toro se destaca por su persistencia e, incluso, por su gran memoria acerca de los acontecimientos pasados. Su misión es algo así como la del guardián que cuida lo ya logrado con tolerancia y paciencia.

El Toro en el cuerpo rige al cuello, en el cual la garganta vigila lo que entra (aire o alimento) y lo que sale mediante la voz. Así, esto nos habla del guardián del verbo o la palabra hablada, cámara del tesoro de las experiencias mentales. Pero la nuca y la parte más cercana a ésta de los hombros también están bajo la fuerza del Toro; sobre ellos se echa el hombre los pesos que ha de cargar, al igual que el Atlas mitológico lleva sobre sí el peso del mundo.

El globo terrestre que cargan los hombres y mujeres del Toro representa las tradiciones y las experiencias.

El comportamiento digno del nativo de este signo le lleva a una entrega esperanzada y paciente a lo más alto y supremo, así como a una tradición moral.

Frente a esto, el mayor complejo del toro es la limitación y, el segundo, cambiar la fidelidad por el demasiado atenazamiento del otro ser. Será entonces un prisionero de sí mismo atado a la tierra con una superstición que defiende sus valores muertos de coleccionista.

 

Motivaciones

Es la fuerza que hace realidad lo vislumbrado en el orden abstracto, es decir, que rige a las obras concretas realizadas por las manos humanas. Como complemento, también se relaciona con lo que representa a los bienes materiales, es decir, el dinero, las acciones, las propiedades, etc.

La fuerza del Toro procura que los objetos materiales creados sean lo más durables posible. El proceso de la fabricación, desde la mano de obra hasta el financiamiento, tiene relación con este signo. Y, si en el caso del Macho Cabrío se trata del proyecto en lo material, aquí se refiere a la memoria material, pues cualquier producto de fabricación requiere una amplia experiencia acumulada que se integra en los nuevos modelos. Este hábito de creación da poco a poco la pericia, la experiencia y los conocimientos prácticos. Todo ello provocará en muchas personas una idea posesiva y orgullo material, pues este poder material es el origen de los celos y las acumulaciones de riquezas que no generan vida.

Bajo el Toro está el afán de crearse un porvenir que asegure la satisfacción de las necesidades básicas, como son la alimentación, el abrigo, la salud y el amor. Este signo representa la fuerza anhelosa de triunfar sobre la materia venciendo su inercia, haciendo uso de la terquedad y la obstinación.

El Toro es el origen del placer físico, de la exuberancia y del poder económico. es el fruto del trabajo, de la constante dedicación, de la paciente elaboración, del cuidado y mantenimiento de lo logrado, la consagración y el esmero en la materialización.

La fuerza que guía el tipo taurino es, ante todo, una autoafirmación de la voluntad sobre la materia, para dominarla y ponerla a su servicio. Son asuntos en relación con el signo: riqueza, opulencia, ostentación material, fortuna, bienes, dinero, etc., así como los esfuerzos por perpetuarlos.

El Toro se refiere a formas materiales tales como: subsistencia, alimentación, vestimenta y vivienda.

 

Conductas Primordiales

El signo gusta de hacer maestría con las cosas materiales porque es muy práctico. Su verdad la encuentra en el trabajo concreto, hecho con paciencia, sensatez y fortaleza.

Suele terminar lo que empieza y le gusta el confort y el placer. Busca el dinero para luego transformarlo en cosas y objetos que le den satisfacción.

Es leal pero tremendamente celoso, hasta apropiarse del sentimiento ajeno. Su defecto es la gran dificultad que tiene para cambiarse a sí mismo y para estudiar su carácter, debido a su conformismo y rutina, lo cual se denota en su testarudez.

Posee gran voluntad y actúa de forma lenta.

 

Significado Cíclico en la Naturaleza

La naturaleza taurina marca la etapa de la primavera en la que los brotes del Carnero ya forman verdes praderas y árboles con frutos en crecimiento. Esta fuerza es lenta y fecunda, pues la materia es densa y pesada.

La paz, la alegría de vivir y el placer embriagador de los sentidos marcan unas emociones terrestres plenas y vibrantes.

El Toro se encuentra continuamente rumiando su pasado para encontrar seguridad en el presente.

Este signo es paciente, celoso, fijo, sano e instintivo y, a veces, demasiado de esto último, pues su sensualidad desbordante puede embrutecerlo y llevarlo a un egoísmo confortable. Entonces se inclinará a comer demasiado, a adquirir y a conservar.

En el tipo elevado hay un gran amor por la naturaleza. Quizás llega a ser monótono, pesado y muy conservador, mostrando en ocasiones fuertes cóleras y rencores.

 

Psicología Superficial

El modelo taurino tiene una disposición bondadosa y amistosa, pero se aferra a sus ideas con tenacidad y se resiste tremendamente a ser contrariado, pues es muy difícil de convencer de que sufre una equivocación. Pero, una vez que se ha dado cuenta de su error, se eleva en él un gran amor hacia la justicia y la verdad sana, rectificando entonces su actuar.

Se mueve con persistencia y voluntad hacia sus objetivos, hasta que consigue lo que quiere. A veces se forma barreras con las demás personas inconscientemente.

Por su gusto por los placeres y las comodidades, en ocasiones se excede en las comidas, por lo que debe de cultivar la frugalidad.

Es consciente, solido y sustancial, a la vez que lento, paciente, trabajador, perseverante y reposado.

Su psicología es serena y firme, o bien dogmática y autoritaria. Tiene mucha vitalidad física y cuando se le provoca es furioso y violento, pero eso es algo poco frecuente. Pero desde luego que cuando se excita, la ira le hace perder el control de sí mismo.

Su otra vertiente es constructiva y constante para cualquier cosa que se le confíe.

Es un tanto reservado pero conquista amistades fieles. Como colaborador es una persona de confianza, sincera y leal. Tiene grandes reservas de energia, por lo que es un excelente masajista.

Cuando la voluntad del Toro es fuerte, todo lo que hace es prudente, firme y seguro pero, pudiendo entonces desbaratarse su salud física por los excesos.

El tipo taurino es más sensorial que mental. La garganta es para él un punto débil, como también el medio que le puede proveer el talento artístico del canto.

Su vertiente material le lleva a tener facilidad en el manejo del dinero y las finanzas, siendo por tanto buen banquero, tesorero, cajero y especulador.

Las labores agrícolas también están bajo la regencia del signo, igual que los granjeros cultivadores, jardineros e, incluso, las profesiones relacionadas con la construcción (obreros, contratistas, etc.).

Su destino o cualidad interna es la obediencia.

Es fatalmente realista y poco sensible a las especulaciones mentales, como a las sutilezas de los ideales.

El pensamiento es lento y los sentimientos son duraderos. A veces es capaz de perderse a sí mismo y perder a los demás antes que reconocer sus culpas.

Empieza lentamente, pero una vez en marcha no se detiene. Le falta un poco de maleabilidad, ductilidad y adaptación a las circunstancias.

Busca, si está maduro, una vida amorosa tranquila y feliz.

Una característica psicológica básica proporcionada por esa fuerza es la solidez. El signo lleva a mantenerse contra viento y marea en los propios principios, sin dejarse conmover por los demás. Existe un deseo sensual de saborear las experiencias.

Espera, paciencia, estabilidad, crecimiento, provecho, gusto, sensación, deseo de placer, imaginación creativa, necesidad de seguridad afectiva y atractivo físico sobre todo en la mujer, son otras importantísimas notas de esa melodía zodiacal del Toro.

El signo hace apreciar el cuerpo y sus placeres.

En el amor y en la amistad actúa sin dualidad haciendo entrega de lo mejor de sí.

 

Características Mentales

La inteligencia es tangible y concreta. No hay que pedirle rapidez, pues quiere tomar su tiempo y decidir. Si adquiere ventaja es porque apenas descansa y es laborioso.

Huye de la dispersión y de lo que no es su objetivo inmediato.

Hay una lenta asimilación elaborada día a día con el trabajo.

Siente interés por los demás a condición de que no se violente su propio bienestar.

 

Características Sentimentales

La estabilidad es esencial en sus sentimientos amorosos, al igual que la sensibilidad dada y recibida. Hay algo saludable y primitivo en esta comunión de los cuerpos como, también, un ardor que el Toro ha de sublimar.

A veces, el Toro quiere reunir a las personas que ama en un universo cerrado, por lo que se dice que otorga a todos y todo un tono posesivo, como si los demás se convirtieran un poco en su propiedad.

Tiende a la perennidad en sus relaciones amorosas y, si se les pone en evidencia sus sentimientos, tiene una fuerte crisis.

Lo ideal para él es que, en el momento en que se afianza la relación, surja la dicha financiera y, en definitiva, una seguridad material que apoye el romance.

En el plano sexual, el signo del Toro es natural y las desviaciones sexuales son poco frecuentes.

Esta fuerza hace que, en el terreno de las promesas, se comprometa y aventure con lentitud.

Es fundamental que haya una satisfactoria relación física.

 

Descripción de su Físico

Cuerpo bajo, fuerte y robusto; cuello corto; cara algo chata y cuadrada en el hombre, siendo en la mujer algo más redondeada; ojos grandes y obscuros con cejas y pestañas abundantes; boca grande y labios carnosos; se mueve lento, con fuerza y pisando firme.

 

Descripción de su Psiquis

Características armónicas: sociable pero íntimo, amoroso, apacible, gentil, afectuoso, leal, artístico, de sentimientos duraderos y profundos, conservador, reservado, sensible a los elogios y cumplidos, estético, maternal y protector.

Características inarmónicas: celoso, egoísta, con cólera reprimida que a veces se desborda, terco, tosco, lento, orgulloso, autoindulgente, torpe, apegado al lujo y a lo material, voluptuoso, susceptible, glotón, de temperamento gozador y con prejuicios. Se crea barreras artificiales en sus relaciones sociales.

 

Descripción de su Mente

Características armónicas: retentivo, determinativo, paciente, persistente, voluntarioso, práctico, de fuerte carácter, calmo, prudente, circunspecto, discreto, apocado, de pensar tranquilo y fértil, cumplidor de sus obligaciones, responsable, trabajador y concreto.

Características inarmónicas: inquebrantable, materialista, irreflexivo; la pasión controla su pensamiento; inflexible, con inercia, con poco uso de la facultad de razonar y mantenedor encarnizado de las visiones adoptadas, las cuales no ceden a los argumentos.

 

Profesiones Afines

Agricultores, ganaderos, horticultores, granjeros, jardineros, floristas, peritos agrícolas, agrimensores, comerciantes de productos agrícolas, industrias de la madera; profesionales de la inmobiliaria y la bolsa; artistas, escultores, cantantes, modistos, peluqueros, joyeros, comerciantes del arte, etc.

 

Línea de Desarrollo Espiritual

Autoconciencia a través de la identificación del sí mismo con la substancia, orientación metódica, determinación, potencia, productividad, fecundidad, posesión, perseverancia, concentración intensa del mundo hacia el yo, tenacidad, etc.

 

Explicación Esotérica Complementaria

El signo del Toro puede ser delicado o terco, apacible o sensual, amoroso o lujurioso, trabajador incansable o comodón, estético o basto, pacífico o rencoroso, constante o testarudo, sabio o sin sentido común, firme o inflexible, práctico o materialista, prudente en el gusto o amante de cargados lujos, sensible o terco y, en definitiva, natural o recargado.

Por todo ello, este signo da tendencia a la estabilidad en lo material o al aprisionamiento bajo el dinero; al amor fiel y materno o a la pasión ciega e inútil; al concepto natural de la belleza y el arte o al materialismo de lo bello y estético; a la actitud tesonera para lograr lo que se quiere o a la cabezonería pasiva que pervierte la voluntad según pasa el tiempo; y, en fin, al uso sano del dinero y el amor o al apego ignorante a estos.

Y, como en todos los casos, estos asuntos se estudian a través del signo del Toro.

 

Esencia Espiritual

El signo del Toro es un trabajador paciente e incansable. Su amor es llano y sin complicaciones pero siempre íntimo. El Toro usa los bienes materiales, los crea y conserva, haciendo que cumplan su misión y que le obedezcan. Pero él no se apega a ellos, sino que pretende que duren, satisfagan las necesidades humanas y le posibiliten disfrutar de una apaciguada paz terrena. Esa paz es imaginativa, estable, feliz, amorosa, bella, confiada, pacientemente ganada y con sabiduría afianzada. Así pues, está feliz situación goza de una belleza verdaderamente recogida de la naturaleza.

 

Extracto Animal

Jamás habrá un ser más testarudo, terco como una mula, tosco y apasionado que el mal concertado cósmicamente por el signo del Toro.

No vive sino para comer, dormir, gastar dinero en comprar cosas y descargar su abundante energía sexual. Piensa tan poco que sus costumbres se petrifican y no hay quien se las cambie porque, si se insiste en ello, sigue haciendo lo mismo y, si se le dice varias veces, estalla en una cólera de furia hasta ese momento acumulada.

Que no se le hable sino de lo que se toca y se palpa porque, lo demás, son para él gaitas celestiales. De verdad que es bruto, materialista, pasional, celoso y demasiado poco fino en sus actos.

 

Escenas y Ambientes

Bajo este signo se encuentran escenas y ambientes agrícolas, ganaderos, de trabajos duros manuales, consumistas, lujosos, de amores realistas, de amores pasionales, seguros económicamente, estancados monetariamente, fecundos artísticamente, fértiles en hijos, fieles en sentimientos, celosos en el sentimiento, íntimos, poco comunicativos, de incomprensión por cabezonería, golosos, comodones, de trabajo responsable, conservadores en las tradiciones, de costumbres con prejuicios, acumuladores de propiedades materiales, de trabajo intenso con poca remuneración, de subordinación laboral eficaz, de empleo laboral con insatisfacción, de ganancia monetaria que permite lujos, de ganancia económica que sólo provee estrecheces, etc.

Palabras Clave

YO QUIERO

Es el símbolo del amor intenso, de la seguridad sentimental y de la voluntad de perseverar.

 

YO TENGO

Nos habla de la aprobación del sentimiento, de las personas y de los objetos, significando apego a lo terrestre.