Aries

 

Aries

El Signo del Carnero

En el Carnero, o Aries, los Antiguos Sabios advirtieron el instinto primitivo de combate, el deseo de mandar, la agresividad testaruda, el genio fogoso y la impetuosidad que observaban en la gente nacida cuando Aries es el Signo que gobierna. Esta gente es ambiciosa, intrépida, despótica, a menudo pendenciera, belicosa y arrebatada. Con todo, en su labor, ya sea de construcción o de destrucción, son notables por su poder de inventiva y la originalidad de sus ideas, utilizando siempre su cerebro en cuanto hacen. El carnero es belicoso y para atacar emplea la cabeza. Así fue como se dio el primer lugar en la bóveda del Templo de Salomón al carnero, típico de la influencia de Aries, que rige la cabeza del hombre.

Para expresar por escrito al carnero, usaron una forma convencional de la cabeza de ese animal, rematada por sus cuernos retorcidos.

 

Mitología de Aries

Aries mitológico es el vellocino de oro, llamado Crisómalo en la mitología. Es una fabulosa creación de Hermes y de Zeus que fue enviada a salvar a dos infortunados niños en la antigua Grecia, constituyendo así una historia típica de muchos cuentos de hadas.

Hubo una vez una reina ambiciosa, llamada Ino, que no quería a los hijos de su esposo; eran Frixo, un hermoso doncel y su hermana Hele. Por medio de engaños la reina se encargó de convencer a su marido de que los niños debían ser sacrificados vivos a Zeus. En el momento crítico en que esto iba a suceder, Crisómalo arribó repentinamente desde el Olimpo, se echó a los niños al lomo y voló con ellos rumbo a la seguridad por encima del mar. Aunque Frixo se aferró a las cabelleras de oro del carnero, Hele perdió el equilibrio y cayó al agua en un lugar que lleva el nombre de Helesponto.

Frixo llegó a las costas de la Cólquida en el Mar Negro. Ahí, en honor de su vuelo milagroso, sacrificó a Zeus el carnero de oro. Su valiosísima piel fue después colgada como un tesoro nacional en un bosquecillo sagrado y guardada por un dragón hasta muchos años después, cuando los intrépidos argonautas, conducidos por Jasón, lograron robársela. El vellocino de oro representa un tesoro mágico casi imposible de obtener.

 

Dignidades y Debilidades

Marte es regente diurno del signo del Carnero, al cual le da las cualidades benéficas de la energía, la capacidad de acción, el dinamismo, el don de dirección y la valentía; también, en sentido contrario, le puede proporcionar la agresividad, la tiranía y el salvajismo. Venus se exilia en esta porción del zodíaco, dándole las cualidades armoniosas del amor ardiente y la sinceridad sentimental, o las desequilibradas de la sensualidad descontrolada, la sexualidad agresiva y la emotividad chamuscada.

El Sol se exalta en él, proporcionándole las notas armoniosas de la salud, la individualidad poderosa, el don de mando y la valentía en la búsqueda de la verdad; como notas descontroladas, le provee de egocentrismo, soberbia, desgaste de la vitalidad y ambición desmedida. Saturno cae en este signo, al cual le transmite las cualidades beneficiosas de la disciplina, el autocontrol y la responsabilidad, o las desbalanceadas de la falta de voluntad, la mezquindad, la poca perseverancia y el materialismo.

 

Psicología Profunda

El signo del Carnero, por ser cardinal, denota una expansión total de sus impulsos. El quiere ante todo vencer los obstáculos que se le presentan, haciéndolo de una forma aventurera y procurando no dudar ni siquiera un momento. No reconoce como impedimentos para lograr sus fines a otras personas pues él, ante todo, quiere librarse de los entorpecimientos. Por ello puede llegar a ser desconsiderado, irreflexivo y hasta temerario. Es anti diplomático y hace hueco poniendo la cabeza por delante.

El modelo ariano confía ciegamente en su inspiración interior, siendo el tipo superior una especie de conductor que se guía por un imperativo moral con una fuerza indestructible.

Él es el Moisés de la Biblia, que tuvo que conducir a su pueblo por la desolación del desierto aun poniendo en riesgo su vida.

Entonces, el tipo ariano exige a los que le siguen en su empresa lo mismo que él se exige a sí mismo: el no ser flojos ni cobardes. Y por ello nos encontramos con la figura del héroe conquistador.

El tipo ariano poco desarrollado es también arrojado pero, en cambio, guiado por motivos egoístas, apareciendo entonces la figura del criminal o del seductor. Todo medio vale entonces con tal de llegar a la meta que se propone: sangre fría, abuso, calumnia, crueldad, agresividad e irresponsabilidad. El signo del carnero rige la cabeza, parte del cuerpo que apunta hacia el cielo y que alberga el cerebro, el cual transmite las órdenes a las restantes partes del cuerpo. En esoterismo, se habla de que la parte más alta del cráneo, la coronilla, sirve de nexo entre el microcosmos (hombre) y el macrocosmos (universo) o, lo que es lo mismo, de comunicación entre el hombre y la voluntad del Absoluto.

Por todo lo dicho, el signo del Carnero altamente desarrollado es aquél que somete su voluntad a la de las leyes superiores; en cambio, el tipo ariano vulgar se enfrenta lleno de soberbia a las estrellas, lo cual en sí es una locura.

Marte, regente del Carnero, representa la fuerza de la decisión o de la espada desenvainada.

 

Motivaciones

El Carnero es el personaje que se forja a sí mismo y que es muy propio. Actúa según su voluntad y su libre albedrio. El pretende ser figura de autoridad y de alta jerarquía. Es la lucha del hombre contra el hombre para llegar a ser algo y destacar sobre los demás, así como la batalla del ser humano contra las circunstancias.

El modelo ariano fuerza su mente en proyectos para el engrandecimiento personal, para llegar a poder dominar y mandar con su voluntad: prerrogativas, privilegios, etc. para hacer que el yo se vea autoafirmado. Esta es la energía del yo contra el no-yo o los otros, con una cabeza que urde planes, fragua, idea y esboza hechos que realzan al propio ser. El problema es cómo mandar y cómo hacer que le obedezcan. Los jefes, militares, caudillos y caciques están bajo la radiación ariana.

Todas las ideologías que pretenden el poder tienen algún parentesco con el Carnero, pues la pretensión de fondo de cada una de ellas es el ejercicio de un mandato o autoridad, personificados a través de un líder.

El estereotipo ariano poco desarrollado es egocéntrico, fanático y exaltado. Sólo cuando su conciencia despierta es un verdadero líder benefactor para la sociedad.

Las diferencias raciales y de castas, las luchas entre ellas y las injusticias sociales se crean y mueren en esta porción del zodíaco o, mejor aún, en el eje Carnero-Balanza.

El lema del tipo ariano inferior es "primero yo, después yo y siempre yo". Si él pudiera se convertiría en el padre de Dios.

Julio César, Alejandro, Aníbal y Napoleón fueron personajes de notable influencia ariana. Los ideales de lucha también nacen en este signo y sus seguidores a veces han tenido que enfrentarse a la muerte por las renovaciones que han querido implantar. La fuerza ariana es actual y orientada hacia el futuro. Es contraria a las formas viejas y decadentes, siendo su lucha la de la justicia social mediante sindicatos, asociaciones de lucha social, etc.

Esta incontenible fuerza ariana necesita manifestarse en el grito de la libertad y de la mayor justicia social de forma concreta. Se trata de destruir la mentira y desparramar el puro néctar de la verdad.

Los deportes están también bajo la fuerza del Carnero, sobre todo aquellos en que la rivalidad es intensa y de ahí que, por analogía, la guerra, "deporte de la muerte", sea también ariano.

El Carnero es la inspiración que busca el triunfo. Su ideal busca nuevos caminos sobre los que puedan transitar los valores morales (o amorales). Es el triunfo del libre albedrío sobre las circunstancias, pues tiene que sentirse libre, sea disfrutando esa libertad con los demás o pisando la de los otros. Este modelo zodiacal es anti-rutinario y no le gusta que se le mande, pues su mente inquieta no acepta estrecheces. Es peculiar, individualista e irritable.

 

Conductas Primordiales

El signo del Carnero es el iniciador de actividades. El se siente comprometido hasta que la novedad empieza a declinar.

Tiene vigor psicológico y actúa con ambición sin intelectualizar las cosas. Su naturaleza es energética, impaciente y competitiva, buscando más la victoria y el reconocimiento que el confort. Tiene tendencia a usar más la fuerza y la agresividad que el conocimiento lógico, sobre todo cuando le falta madurez. El ha de aprender la lección del amor y de la dulzura.

 

Significado Cíclico en la Naturaleza

Simboliza el estallido de la vida en el comenzar de la primavera, así como la lucha por la vida y la selección natural en el reino de los instintos, cuya ley impone el más fuerte. Por la exaltación del Sol, como contraposición, el Carnero expresa el triunfo de la voluntad y la luz sobre el pesimismo y la inactividad invernal.

El Carnero está dominado por lo primario o lo espontáneo, siendo su comportamiento de reacciones fuertes y breves, impulsivas, precipitadas, improvisadas, apasionadas, extremas y exaltadas.

Su cabeza bulle repleta de proyectos y aventuras que ya los demás se encargarán de continuar. El modelo ariano es simple, franco, directo y total con todo el mundo. Su vida está predispuesta a la lucha, las rivalidades, los gastos excesivos, los amores intensos y su figura es la del líder, el guía, el precursor y el jefe.

 

Psicología Superficial

El tipo del Carnero suele gastar su dinero liberalmente y tan rápido como lo gana. Si se hace adicto a un vicio, por lo general lo lleva hasta límites extremos.

Algunas veces tiene demasiadas esperanzas en sus empresas y sobreestima sus propias posibilidades, pero es bueno para hacer las cosas rápidamente.

Es impulsivamente generoso pero, a menudo, combativo y dogmatico. Su verdadera misión en la vida es inspirar y conducir.

Le conviene la paz, la quietud y el reposo para recuperarse de su normal desgaste. Su fin máximo es la verdad.

Tiene un sentido claro de la realidad y no tiende al ensueño ni a la contemplación. Va directo al grano y no soporta rodeos ni complicaciones. Puede tener un desgaste por derrochar su vitalidad y sus acciones suelen acabar en éxitos rotundos o en estrepitosos fracasos.

En el primer caso, ello sucede por su valentía y capacidad de asumir el riesgo pero, en el segundo, por no medir lo realizable o no del proyecto antes de llevarlo a cabo.

Otras características del signo son ardor, prontitud, celeridad, etc.

Es temerario en sus opiniones, acciones y gestiones, pues este signo posee gran fuerza.

Da coraje intelectual y moral, así como seguridad en un ideal.

Es intransigente y vive intensamente cada instante, pudiendo convertirse, por su ardor y fuerza, en un ser frenético, o bien, sacrificado.

La fuerza del Carnero es capaz de atravesar el fuego ardiente de la vida.

Este signo hace reaccionar inmediatamente a los distintos estímulos. El tipo puro detesta perder su tiempo y le gusta la improvisación, no pudiendo siempre usar con entera conciencia sus fuerzas. La vehemencia, la falta de juicio, la impaciencia y la necesidad de llegar antes de salir le pueden inducir a cometer errores o a ganarse enemistades. El no cree en lo imposible y sus acciones son aclaratorias, decisivas, inmediatas y directas. No disimula y piensa que lo que ha sido conquistado por una fuerza, puede serlo otra vez por una potencia igual o aun mayor. Por ello, un régimen espartano es el que le conviene.

Nadie le debe decir lo que tiene que hacer. Posee una autoridad natural y su voluntad se subleva repentinamente cuando hay peligro o competencia. Las sensaciones fuertes, todo lo que mantiene el vigor, alguna vez la disciplina, la provocación, el dinamismo y las relaciones arrebatadas están bajo su vibración.

El tipo del Carnero se orienta a si mismo y gasta su considerable energía persiguiendo sus propios objetivos.

El signo no se siente amenazado ni por los más negros nubarrones pues es optimista al cien por cien.

En las discusiones, sus replicas llegan con la velocidad del rayo. Si no se controla, atropella sin miramientos a quienes van más lentos que él, ganándose una reputación de rudeza, brusquedad y desconsideración.

No hay obstáculo que detenga su avance cuando está decidido a escalar posiciones sociales, ganar meritos y aumentar su producción personal. Claro que, por la velocidad de sus impulsos, no siempre acierta a dar con el camino adecuado: es entonces cuando la vida se le torna hostil y con dureza. Muchas veces puede llegar a destruir aquello que levantó con tanto empeño.

 

Características Mentales

La inteligencia es aguda, rápida, impulsiva y de respuesta inmediata. Hay tendencia partidaria, inteligencia conquistadora, gusto por los debates de ideas y posibilidad de extroversión basada en opiniones directas, al igual que la capacidad de burlarse del adversario.

 

Características Sentimentales

La sensualidad siempre es mayor que el sentimentalismo y, la afectividad, se inscribe casi en una competición. Puede haber amores súbitos inmediatos. En sentido benéfico, el signo proporciona vigor sexual, sinceridad, espontaneidad, calor, expresión franca, etc. En la parte desequilibrada, el signo genera pasión incontrolada, rudeza, imposición, desgaste sexual por desenfreno, etc.

 

Descripción de su Físico

Pómulos salientes, cara angulosa y muchas veces configurada como la de una oveja; frente ancha y mentón estrecho; cabellos rojizos y obscuros; a veces hay pecas; boca fina y expresión firme; tórax ancho y piloso en los hombres; cuerpo delgado, musculoso y con piernas cortas; andar enérgico y militar.

 

Descripción de su Psiquis

Características armónicas: espontáneo, confiado en sí mismo, valeroso, audaz, iniciador, enérgico, realizador de logros, decidido para vencer obstáculos, entusiasta, sincero, directo y apasionado.

 

Características inarmónicas: violento, impulsivo, temerario, ambicioso, excitable, brusco, irascible, colérico, impaciente, precipitado, despótico, pasional, desenfrenado, arrebatado y entrometido.

 

Descripción de su Mente

Características armónicas: entusiasta, anheloso de actuar en el ambiente con energía, ideológico, con don de mando, a veces genial, forjado en la acción, deseoso de ejecución inmediata de numerosos proyectos, ideas muy personales, gran independencia, activo, despierto y pionero.

Características inarmónicas: inquieto, competitivo, hiriente, intolerante, sin admitir la crítica, desobediente, dictatorial, alocado, fanático ideológico y lanzado.

 

Profesiones Afines

Ingenieros, militares, soldados, mercenarios, mecánicos, policías, bomberos, obreros metalúrgicos, profesionales de la industria pesada, maquinistas, empleados de los ferrocarriles, ferreteros, manipuladores de objetos cortantes, profesionales relacionados con la fabricación de armas, carrocerías, motores, etc.; líderes sindicales; criminales, asesinos, dictadores; carniceros; deportistas; ingenieros, etc.

 

Línea de Desarrollo Espiritual

Autoafirmación, iniciativa, responsabilidad, impulso cósmico, voluntad de realizar, capacidad de resurgir de la adversidad, conciencia, actividad, formación de sí mismo, vitalidad, etc.

 

Explicación Esotérica Complementaria

El signo del Carnero es la porción del zodíaco en la que encontramos una enorme energía vital, pudiéndose dirigir ésta a episodios tanto heroicos como criminales; a acciones defensoras de la justicia, como a aquellas que degradan el ser humano a través de la violencia, la guerra y la dictadura del más bruto; y, en fin, a acontecimientos de lucha sincera en la búsqueda de la verdad, como a los esfuerzos del instinto animal del hombre por dominar a su prójimo más débil.

Huelga decir que estos dos extremos no son difíciles de reconocer pero, en el caso intermedio, encontramos con frecuencia dos fuerzas mezcladas: el ideal y la pasión, la sinceridad y la indelicadeza, la vitalidad y el descontrol, la autoridad y el autoritarismo, la fuerza y la brutalidad, el apasionamiento y la pasión, la valentía y la temeridad, la energía y la violencia, etc. Todos aquellos personajes y circunstancias en los que se generen estas fuerzas están en el ámbito del signo del Carnero.

 

Esencia Espiritual

En el signo del Carnero hallamos al guía que es capaz de arriesgarse y de seguir adelante sin sentimentalismos. Su gran fortaleza le permite abrir brecha y reaccionar adecuadamente en los momentos de mayor peligro. El atisba la verdad en su rápida, dura y vital labor, pues el entusiasmo le recorre al vencer los obstáculos que ha de superar en su camino. Sublimando la agresividad se mueve con firmeza pero sin brusquedades, con disciplina pero sin imposición y, en definitiva, con don de mando pero sin soberbia. Su amor es directo, sacrificado, entregado, vital y espontáneo.

 

Extracto Animal

Su dureza y brusquedad le convierten en tirano, su aplastamiento de los débiles denota a un ente malvado y sus exigencias a los demás no son acompañadas sino de malos tratos. La verborrea es agria y ofuscada, como bruscos sus gestos. Le es difícil contener la furia y disimular sus asesinas intenciones. Evidentemente, no ha aprendido a respetar la vida y "quien a hierro mata a hierro muere".

 

Escenas y Ambientes

Bajo la regencia del signo del Carnero se hallan escenas y ambientes agresivos, militares, cuarteleros, policiales, dictatoriales, guerreros, asesinos, duros, gritones, irrespetuosos, valientes, de lucha por la supervivencia, heroicos, de defensa resuelta de los débiles, de amores ardorosos, de amores pasionales, de fuerza física, deportivos, de riesgo, de mando firme, de energía vital, de ideales defendidos con energía, de ideologías defendidas con violencia, de jefecillos descontrolados, de líderes lanzados, de jefes conscientes, de figuras de autoridad justas o injustas, pioneros, etc.

 

Palabra Clave

YO SOY

Indica la necesidad de la autoafirmación de la conciencia del yo y del vencimiento de las pruebas de la vida. También se puede referir al egocentrismo.