Ejercicios Isométricos

Se caracterizan por enfatizar en las contracciones de los músculos, sin estiramiento, sino relajación. Se basan  en una presión o tracción constante e insuperable por seis segundos sin mover el cuerpo ni reducir la intensidad.

Presión de Manos
Con dos paredes de cada lado, nos colocamos con las piernas abiertas en posición erecta y posicionamos las manos en ambas paredes a la altura de los ojos. Empujamos las paredes por seis segundos sin detenernos, bajamos y relajamos. Repetimos bajando ahora las manos a la altura de los hombros, y así hasta llegar a la altura de la cintura.

 

Presión en la Pared
Delante de una pared, con las piernas juntas y la espalda derecha colocamos las palmas en la pared con los brazos ligeramente más arriba de los hombros. Presionamos como si quisiéramos juntar las manos, seis segundos y relajamos.

 

Presión Interna
Sentadas en una silla con el respaldo frente a nosotros, ponemos las manos a cada lado del respaldo y presionamos hacia adentro.

 

Presión Externa
Con la misma postura que el ejercicio anterior, hacemos ahora fuerza hacia al exterior, como si quisiéramos romper en dos el respaldo.

 

Jalar hacia Arriba
Nos sentamos en el extremo de una silla y con ambas manso agarramos el borde y jalamos doblando levemente los codos.

 

Presión hacia Arriba
Acostadas boca arriba extendemos los brazos de lado con las palmas boca abajo. Empujamos lo más que podamos con las palmas los 6 segundos y relajamos.

 

Presión hacia Dentro
Boca arriba, acostadas colocamos los brazos hacia abajo y presionamos con las palmas boca abajo tocando los muslos.

 

Presión hacia Abajo
Acostadas boca abajo colocamos los brazos extendidos lateralmente y apoyamos las palmas en el piso. Con los codos un poco flexionados presionamos hacia abajo.