Ejercicios de Postura

Extender la Columna

Para acostumbrarnos a tener una buena postura, es importante empezar por acostumbrarnos a tener la columna extendida, un buen ejercicio es colocarse de pie con la espalda en una pared, teniendo en cuenta recargar la parte posterior de la cabeza, la zona dorsal y la pelvis. Ahora extendemos la cabeza como si una fuerza externa nos magnetizara hacia arriba y a la vez ejerciera una presión. Notará que el esternón se expande e incluso la respiración se facilita, además de que le damos espacio suficiente a los órganos.

Ahora, sin pegarse a la pared, extendemos la zona cervical ya sea sentada o parada con un libro en la cabeza, sin que se caiga por supuesto. Puede variar este ejercicio si camina con el libro sobre la cabeza alternando el caminado normal, de puntas o con las rodillas un poco flexionadas. Al estirar la zona cervical se corregirán también los hombros caídos y se acostumbrará a estar erguida aún sin peso en la cabeza. Esta posición no debe ser exclusiva al ejercitarse, debe de aplicarse en cualquier tarea que se esté realizando.