Tipos de Piel

Tipos de Piel

Piel Seca

Tratamiento Humectante
Rompe una cápsula de Vitamina E y unta el contenido en todo tu rostro, inclusive en el área de los ojos. Repite la operación 2 veces por semana por las noches y tendrás un cutis maravilloso.

Se caracteriza por tener baja producción de grasa y ser delicada, susceptible a los cambios climáticos y al sol. Después de lavarla se siente tirante y se ve escamosa, inclusive en algunas ocasiones puede llegar a tener un matiz cenizo.

El viento, las temperaturas extremas y el aire acondicionado contribuyen a que la resequedad se acentúe.

Para cuidarla es necesario que utilices limpiadores cremosos o con base de aceite, nunca jabón, ya que éste empeorará su aspecto y la sensación de tirantez.

Como crema de día es necesaria la aplicación de algún producto con un alto contenido de humedad y si tu edad rebasa los 25 años convendría la utilización de alguna crema nutritiva.


Piel Sensible

Mascarilla Humectante para Piel Sensible
Aplica nata de leche sobre el rostro, date un masaje y déjala actuar por 10 minutos y enjuaga.

Tiene las mismas características de la piel seca y además es frágil y propensa a reacciones alérgicas a cosméticos, jabones, cremas o perfumes.

Estas reacciones pueden manifestarse como pequeños granitos, enrojecimientos, irritaciones o manchas.

Para cuidarla es necesario que acudas a las líneas de cosméticos especializadas en productos hipoalergénicos.


Piel Normal

Mascarilla Humectante para Cutis Normal
Muele una papa chica con un poco de agua hasta formar un puré. Úntala en tu cara y da un masaje por 5 minutos. Enjuágate con agua tibia.

Se caracteriza por tener una textura lisa y pareja, con tonalidad uniforme, sin manchas, los poros no son visibles, no posee zonas de grasa ni zonas secas.

Si tu tipo de piel es normal realmente eres afortunada, pero debes ponerle la debida atención para que lo conserves así por mucho tiempo.

Para cuidarla te recomendamos limpiarla y humectarla con productos especiales para piel normal.

Los limpiadores y las humectantes pueden ser cremosos o en gel, te recomendamos exfoliar una vez a la semana y aplicar algún tratamiento humectante con la misma periodicidad.


Piel Grasa

Mascarilla Astringente Natural
1/2 pepino (quítale las semillas)
1 cucharadita de polvo de azufre (lo puedes adquirir en las farmacias o boticas)

Machaca el pepino y revuélvele el azufre. Aplica sobre el rostro dando un ligero masaje, evitando el área de los ojos. Deja actuar por 30 minutos y enjuaga con abundante agua fría. No se recomienda usar esta mascarilla más de una vez por semana.

Se caracteriza por tener una sobreproducción de grasa, provocando la aparición de barros, espinillas y manchas (acné).

Su textura y su tonalidad son irregulares.

Procura no exprimir los granitos.

Para su cuidado utiliza limpiadores especiales para tu tipo de piel, que generalmente son hechos a base de jabón y huméctala con una crema líquida o gel.

Exfolia sin fallar una vez a la semana y recuerda que para ti es muy importante que tu piel siempre esté limpia.


Piel Mixta

Mascarilla de Melón
Machaca un trozo de melón y aplícalo sobre tu rostro. Déjalo actuar durante 20 minutos y enjuaga con agua tibia.

Consiste en una combinación de piel seca y piel grasa en el mismo rostro, situándose la parte grasa en la frente, nariz y barbilla y las partes secas en las mejillas y alrededor de los ojos.

Al igual que en los tipos anteriores de piel, existen productos especiales para este tipo de piel.

Acude a una tienda especializada y pregunta cuáles son los productos que debes utilizar, pero al igual que en los demás tipos de piel, no olvides limpiar, humectar, exfoliar y nutrir.