Limpieza

LimpiezaEs esencial que tus pies siempre estén limpios para evitar el mal olor debido a la transpiración diaria. Cada vez que te bañes lava tus pies con abundante jabón, lava la planta y entre los dedos. Utiliza un jabón neutro para evitar que la piel se reseque.

Al salir del baño, exfolia y sécalos muy bien para evitar que queden húmedos y la aparición de hongos. Si tus pies transpiran mucho, puedes aplicar talco desodorante, que evitará el mal olor y te permitirá tenerlos más frescos.