Rubor o Colorete

Rubor o Colorete

El rubor se utiliza para proporcionar un tono cálido a la piel, definir suavemente las mejillas y equilibrar el aspecto y la forma del rostro. Existen dos tipos de rubores, los de polvo y los de crema.

Crema
Son fáciles de aplicar (se aplican con los dedos) y se integran perfectamente a la piel; se recomiendan para pieles maduras o muy secas.
Polvos
Son de fácil aplicación, se aplican con una brocha y no se corren tan fácilmente.

La mejor manera de aplicarte el rubor, es siguiendo el contorno natural de tus pómulos, desde el nacimiento del pelo en la sien, hacia la punta de la nariz. Elige un color que complemente y combine con el color de tu piel y del maquillaje de fondo, no uno contrastante.

Con el rubor y la ayuda de los correctores, también se pueden hacer correcciones o modificaciones a las facciones de tu rostro:

Cara redonda
Aplica corrector oscuro en los huequillos de las mejillas (debajo de los pómulos) y de las sienes, desde el nacimiento del pelo, y un poquita debajo de la barbilla. Aplica un rubor de tono más claro que el corrector y de preferencia luminoso, siguiendo el hueso de los pómulos desde la sien hasta la punta de la nariz.
Cara ovalada
Para perfeccionar el rostro, aplica un poco de corrector oscuro en los huequillos de las mejillas y un rubor luminoso en el hueso del pómulo, continuando sobre la parte superior de la ceja.
Cara con Forma de Corazón
Utiliza un rubor luminoso en la barbilla y debajo los huesos de los pómulos y corrector oscuro en las sienes.
Caras cuadradas
Aplica un rubor claro sobre la nariz y la barbilla y uno más oscuro en la frente y a los lados de la mandíbula y un toque muy sutil sobre los pómulos.

 

Nunca apliques rubor en exceso, la exageración nunca es buena.

No apliques el rubor en la parte de enfrente de los pómulos (a los lados de la nariz), te haría parecer como muñeca.

El rubor tipo bronceado le queda a cualquier persona y le da un aspecto muy saludable a la piel.

No apliques el rubor muy cerca de los ojos, ya que puede hacer que destaquen las líneas de expresión o arrugas de los ojos (patas de gallo).

Si tu rubor desaparece con el paso de las horas, después del maquillaje de fondo aplica un poco de rubor en crema y encima de él para fijarlo aplica rubor e polvo del mismo tono, pero recuerda que es muy importante no exagerar.

Si en alguna ocasión exageraste el rubor, puedes bajar el tono aplicando un poco de maquillaje en polvo presionando ligeramente, para dar un mejor aspecto puedes terminar aplicando un poco de rocío de tónico facial.