Correctores

Correctores

Como su nombre lo indica, se utilizan para corregir u ocultar imperfecciones de la piel. Si tu piel tiene un tono irregular o se ve apagada, sin vida, padeces de esas desagradables manchitas rojas, tienes ojeras pronunciadas, manchas, pecas, etc. eres candidata para utilizar un corrector.

Lo más importante de un corrector es que lo apliques de la manera adecuada y sin exageraciones. El corrector debe aplicarse con un pincel fino o con la punta del dedo anular y difuminarlo muy bien, para que nunca resalte por encima del maquillaje. Una vez aplicado el corrector podrás aplicar el maquillaje para terminar de emparejar el color de la piel.

Correctores de color

Correctores Beige Claro
Son del tono parecido al maquillaje, pero un poco más claros, se utilizan para tapar las ojeras, manchas y para ayudar a dar luz al rostro.
Correctores Beige Oscuro
Son de tono parecido al maquillaje, pero un poco más oscuros, se utilizan para dar sombras al rostro, en general se usan para maquillaje de noche o de fotografía, no son muy utilizados para maquillaje diario.
Correctores Verdes
Se usan para eliminar los enrojecimientos de la piel, ya sean venotas, manchas, mejillas sonrojadas, o quemaduras de sol.
Correctores Lilas
Se usan para dar brillo a la piel y para disimular las pecas o manchas cafés.
Correctores Amarillos
Ayudan a emparejar el color de la piel y tapa algunas manchas que son muy claras.

Correctores Blancos
Se usan para tapar las ojeras y disimular las bolsas de los ojos, sin embargo es muy difícil de manejar, ya que es común que destaque sobre el maquillaje y de un efecto no deseado.