Manicura

ManicuraHazte la manicura regularmente, al menos una vez a la semana. Primero retira el esmalte viejo con un algodón impregnado de quitaesmalte. Después aplícate una gota de aceite de almendras, de germen de trigo o cualquiera que tengas en casa y date un masaje en cada uña, cuidando que éste llegue hasta la cutícula para que se suavice.

Lima y da forma a tus uñas con una lima suave, con movimientos regulares y en una misma dirección, para evitar que se dañen las capas que las constituyen y que comiencen a quebrarse. No limes los laterales de las uñas, ya que esto las debilita y podrán romperse.

Introduce tus uñas en agua tibia y déjalas por 10 minutos, sécalas y con un palito de naranjo empuja la cutícula hacia atrás, si tu cutícula es muy grande puedes cortarla con unas tijeras especiales para manicura. Seca muy bien tus manos y tus uñas.

Aplica una capa de base transparente o endurecedor antes del esmalte de color, esto protegerá tus uñas y evitará que se pongan amarillentas. Procede a aplicar dos capas de esmalte de color, dejando secar entre una y otra. Al final aplica una capa delgada de barniz transparente, esto ayudará a proteger el barniz.

Remoja tus manos en agua caliente y mantenlas en el agua hasta que ésta se enfríe. Sácalas y sécalas con una toalla vieja y aplica una crema humectante. Procura hacer esta operación por la noche antes de dormir para que el efecto trabaje toda la noche. Tus manos quedarán fabulosas.