Estrías

Estrías

Las estrías son pequeñas grietas cutáneas que se hacen al romperse la trama del tejido conjuntivo, tejido de relleno, de sostén y de protección, esto se da por cambios bruscos de peso, por obesidad, por el embarazo, por el crecimiento o pubertad, entrenamiento deportivo severo y también como secuela de ciertas enfermedades o deficiencias vitamínicas.

Generalmente se sitúan en el abdomen, los glúteos y la parte interna de los muslos, sin embargo pueden aparecer casi en cualquier parte del cuerpo, excepto en la cara. Son paralelas entre ellas y generalmente perpendiculares a las zonas de más tensión en la piel, son de color rosa pálido o violáceo al principio y después se tornan blanco nacarado. En su origen, son planas y dan comezón, al rascarse se alargan y se ensanchan. Las estrías no tienen complicaciones, pero si no las tratamos se agudizan con el envejecimiento de la piel y los embarazos posteriores a su aparición.

Existen varios factores que intervienen en la aparición de las estrías:

  • Cuando la piel está sometida a un estiramiento como el embarazo, ejercicio de elasticidad y entrenamiento muscular intensivo.
  • Cambios metabólicos y endócrinos.

Las estrías no se pueden eliminar, pero si tratar de mejorar su estado y disimular, y sobre todo prevenir su aparición, manteniendo la piel nutrida, humectada y tonificada, para de este modo para reforzar su elasticidad y flexibilidad, proporcionándole mayor resistencia a las distensiones.

Para ello te recomendamos que siempre mantengas bien humectadas las partes en donde tengas estrías, un buen método es que al salir de bañarte, apliques un poco de aceite vegetal (por ejemplo: almendras) antes de secarte, para atrapar la humedad dentro de la piel, con una toalla vieja seca tu cuerpo con pequeños golpecitos y después aplica tu crema de cuerpo. Esto disimulará las estrías existentes y evitará que te salgan más.

Recuerda que para obtener resultados hace falta constancia y paciencia.