Cepillado

Cepillado

El cepillado también es una forma de exfoliar la piel del cuerpo, pero a deferencia de los métodos anteriores, éste se da con la piel seca y tiene otras funciones importantes. Además de retirar las células muertas de la piel, el cepillado estimula el drenaje linfático y ayuda a eliminar una tercera parte de los residuos corporales.

El cepillo para cuerpo es fácil de encontrar en las tiendas departamentales y debe tener las cerdas suaves, de manera que no te raye la piel, porque si lo llega a hacer en vez de aportar un beneficio podría ser perjudicial.

Siempre empieza el cepillado por las extremidades y en dirección al corazón, es decir puedes comenzar dando masaje circular a las plantas de los pies, continuando con movimientos largos en las piernas de abajo hacia arriba. Posteriormente cepilla los brazos comenzando en las manos y terminando en los hombros. El abdomen y los senos debes cepillarlos en forma circular en el sentido de las manecillas del reloj, es decir de derecha a izquierda y la espalda puedes cepillarla en forma vertical de los glúteos hacia los hombros. No utilices este tipo de cepillado para la piel del rostro, ya que este tipo de cepillos son muy duros para la delicada piel de la cara y podríamos llegar a rayarla y a lastimarla.

Una vez que termines de hacer esta operación, date un baño caliente y al salir aplica en todo tu cuerpo una crema humectante, te sentirás realmente relajada y tu piel se verá sensacional.

Después de este proceso de purificación, pueden llegar a aparecer algunos granitos o espinillas, esto es normal y conforme tu piel se vaya acostumbrando los granitos irán desapareciendo.

Es muy importante que no exfolies o cepilles tu piel si tienes algún trastorno dérmico como psoriasis, o bien, si padeces de venas varicosas (várices) o tu piel es muy sensible, en estos casos es mejor que consultes a tu médico de confianza.

Tips

Si utilizas un cepillo corporal para cepillar tu piel, lávalo regularmente para eliminar las células muertas e impurezas retiradas de tu piel.

Una vez que te cepilles toma un baño caliente y acuéstate. Esto te ayudará a relajarte y a descansar.