Belleza

Aprende a explotar todo el poder de tu imaginación.


En primer lugar, es de extrema importancia aclarar que la belleza es tan sólo apariencia. Admito sin lugar a dudas que tu aspecto no va a lograr la paz mundial, no va a erradicar la pobreza ni a detener el calentamiento global. La belleza (y sobre todo, conseguirla) es algo superficial, autoindulgente y frívolo.

 

Nadie puede negar que la forma en que nos sentimos acerca de nuestro aspecto esté estrechamente ligada a la confianza en nosotras mismas. Si a esto le añadimos el hecho de que los hábitos frívolos y autoindulgentes son positivos y saludables y, por lo general, placenteros en pequeñas dosis, existen todo tipo de justificaciones para la existencia de otra página web sobre cómo tener buen aspecto.

Pero, ¿por qué ésta es diferente? Me gusta pensar en estas páginas como en algo más que una simple guía para arreglar una uña rota o a depilarte perfectamente. Se trata de una aproximación holística a estar y a sentirte lo mejor posible. No se hace referencia a marcas, productos o intervenciones quirúrgicas concretas, ni tampoco se recomiendan dietas para «empezar» y «dejar». Se trata de un instructivo de belleza y forma de vida que incluye consejos concretos para sacarle el mayor provecho a tus aspectos positivos, aumentar tu autoestima y embellecer tu mundo.

Entonces, ¿con qué belleza nacemos? Es indiscutible que la belleza (que según los antropólogos se basa en facciones simétricas infantiles: grandes ojos, nariz pequeña, cabello abundante y lacio, piel suave y esqueleto pequeño) es algo con lo que nacemos.

Pero a medida que pasan los años, nos percatamos de que, mostrar confianza en una misma, tener gracia y buen carácter, encanto, un estilo impecable, saber arreglarse y tener vitalidad, pueden convertir a una mujer ordinaria en alguien realmente atractivo e increíble. Una vez que te rodeas de objetos bonitos y te sometes a una sesión de lujos y mimos, empieza a emerger tu encanto natural.

Personalmente creo que una dieta equilibrada y el ejercicio regular son los cimientos de un buen aspecto. Sin estos dos factores nunca tendrás el mejor aspecto posible. Aquí te brindaremos ideas sobre cómo hacer que te guste practicar ejercicio, cómo eliminar unas cuantas calorías de tu dieta diaria sin que suponga un sufrimiento y sin que te sientas privada y miserable, y cómo obtener los máximos resultados con un mínimo esfuerzo.

Hemos dedicado algunas de estas ideas a cómo calmar tu mente y limpiar profundamente tus pensamientos para eliminar los negativos. También hay muchos trucos sobre cómo emanar confianza en ti misma, simplemente cambiando tu postura, tu forma de andar y de hablar, y algunas técnicas muy ingeniosas sobre cómo mejorar tu autoestima en las ocasiones en que más falta hace: en la playa, en las fiestas o cuando tienes una cita.

Para tener buen aspecto no debería ser estrictamente necesario gastar mucho dinero, acudir a un sinfín de terapeutas y estilistas ni someterse a una buena cirugía. Sólo necesitas unas cuantas buenas ideas, las herramientas necesarias y un poco de privacidad.